Los microplásticos un problema a mejorar por todos


Por Gustavo Arencibia-Carballo

Para el ciudadano común, que es la gran mayoría de esta humanidad, el problema de los microplásticos es solo una noticia más del universo del torrente de información que recibe por todos los canales mediáticos y si queremos que comprenda la magnitud de esta situación debemos ser innovadores en la forma de proporcionarle la percepción del peligro y el daño a la salud personal.

Las playas que a mi modo de ver es el elemento más visible y también las costas, están inundadas de plásticos de todos los tamaños como suceso perceptible para todos los que se acercan a este entorno, pues que mencionemos se están comiendo el microplásticos en partículas muy pequeñas es real, pero no creíble por el ciudadano medio, que nos oye, mas no nos cree. Tampoco nos desmiente, pero se guarda con recelo su particular comprensión de algo que le dicen por todas partes y él no lo ve, no logra entender.

Por esto considero debemos llegar a un nivel de entendimiento capaz de hacer real en la visión del día a día de cuanto plástico en micro partículas nos invaden. El resto no es fácil, pero creo que sí podemos alcanzar resultados loables de esta comprensión y medirlos de alguna manera.

Para lograr esto comencemos de a poco.

¿Se ha fijado usted en las marcas de los envases y artículos de plástico que solamente usa y tal vez recicla? Creo es un buen punto de partida para saber lo que usamos mal o solo estamos ignorantes de en qué nos puede perjudicar este plástico que empleamos de forma habitual en nuestras casas o en el trabajo, el cual solo se recomienda usar una vez. Saber la clasificación de los plásticos es de gran ayuda en los manejos y uso de los mimos (1).

Los nombre de estos compuestos son complicados y para nada recomiendo aprenderlos, solo saber que si un envase tiene una abreviatura que dice PBT es Tereftalato de polibutileno y entonces la pregunta ¿qué produce este compuesto de daño a la salud humana?, y de esta manera saber para que lo usamos y por qué.

Hay que tener en cuenta cuando es un envase que metemos en el micro ondas y está apto para ese uso sin daño a la salud. También cuando un revestimiento de una herramienta de trabajo es solo para cuidar las manos y al desechar la herramienta hagámoslo bien, y así está la comprensión en este ejemplo de cómo saber que lo agradable y útil, no siempre es totalmente bueno para nuestra salud.

Los plásticos que se usan en la casa o en la vida para manejar alimentos requieren de un cuidado particular en aspectos de salud, así en países desarrollados como los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) atiende y controla el uso de estos envases plásticos y regula los materiales destinados en contacto con los alimentos o bebidas.

Es importante como nos recomienda el manual de Seguridad en el uso de recipientes plásticos en hornos a microondas y de botellas de agua en la heladera, que si no encuentra en el recipiente a usar, instrucciones del productor o envase, el cual indica es apto para uso en microondas, no lo utilice y busque otro contenedor o recipiente adecuado y garantizado. Por ejemplo existen un grupo de recipientes que se emplean en las comidas rápidas o encargadas a casa, están contenidas en envases que no fueron desarrollados para el uso en microondas, y por tan razón no deber ser usados.

Los microplásticos, los ecosistemas costeros y todos nosotros Hoy es reconocido que los plásticos residuales están presentes en todos los ecos istemas, pero con énfasis en los marinos donde la problemática se convierte en asunto crítico. Ahora se reconoce, pero es un asunto de varias décadas por las alertas de cada vez más producción de plástico a nivel mundial (más de 320 millones de toneladas por año), y posteriormente sus desechos en muy variadas formas terminan en los océanos.

Los desechos plásticos de todo tipo que están en los mares con el tiempo terminan por degradarse y fraccionarse a pequeñísimos tamaños, lo cual ha sido siempre, pero hoy hemos podido detectar este fenómeno mundial.

A esas diminutas fracciones o partículas se les denominadas microplásticos cuando su tamaño es inferior a 5 mm y nano plásticos cuando esta dimensión están comprendida por debajo de 100 nm. Debido a múltiples factores la distribución de microplásticos y nano plástico no está limitado hoy a ningún ecosistema en particular incluido organismos de todo tipo y el hombre. Con esta situación han comenzado a aparecer legislaciones en los países de manera gradual, para contener desde lo legal y económico la proliferación de más plásticos a los ecosistemas, así limitan su uso por la población, como cambios de costumbres y abogando por un reciclaje responsable de estos materiales que haga gradualmente caminar hacia el control de esta contaminación.

No creemos con un artículo como este, pueda el asunto comprenderse a cabalidad, pero dejemos algunas cifras y comentarios como muestras de la gravedad de la contaminacion por plaasticos en el ecosistema marino, para que el lector tome cristerios propios de la dimension de este asunto tan mencionado por todos los medios.

  • Desechamos al mar cada año más de 8 millones de toneladas de plástico.
  • Se calcula 14 millones de toneladas de microplástico en el fondo marino (2)
  • Los microplásticos ya están presente en los intestinos de los seres humanos según estudio que plantea que muestras de heces de personas de países tan distantes y distintos como Reino Unido, Italia, Rusia o Japón contenían partículas de policloruro de vinilo (PVC), polipropileno, tereftalato de polietileno (PET) y hasta una decena de plásticos diferentes.
  • Aproximadamente el 80% de esa basura plástica llega desde la tierra, mientras que el 20 % restante proviene de fuentes marinas, como los trozos de redes y otros aparejos abando nados en el agua por las flotas de barcos pesqueros, según la agencia de Medio Ambiente de la ONU, (3).
  • Se pueden encontrar plásticos mezclados en productos como biberones, discos compactos, envases para uso médico o piezas de coches, (4).
  • La ciencia aún no ha determinado el umbral a partir del cual la ingesta de microplásticos puede ser dañina para los humanos.
  • Estudio de Frontiers in Marine Science demostró la presencia de microplásticos en el estó mago de casi tres de cada cuatro peces mesopelágicos de aguas profundas, del Atlántico noroccidental, y fue realizado en 233 contenidos de tripas de peces de siete especies diferentes de mesopelágicos, correspondientes a los grupos de pelágicos más abundantes en los océanos.
  • Diferentes marcas de sal de todo el mundo presentan microplásticos en sus contenidos.

Artículo tomado del boletín electrónico El Bohío (ISSN 2223-8409)

El Bohío (ISSN 2223-8409), es una publicación de divulgación científico técnica, dedicada a temas ambientales, con frecuencia mensual, la cual también publica artículos de investigación científica en el campo de las ciencias marinas y acuáticas, tecnológicas, energía y medioambiente en su concepción más general.

Por este medio se le hace una cordial invitación a toda persona interesada y capaz de escribir artículos o noticias, a compartir con nosotros los temas de su entorno, así como a especialistas, profesores, investigadores y técnicos interesados en divulgar sus trabajos de investigación a que los envíen al correo electrónico: boletinelbohio@gmail.com, en formato Word, teniendo estos que adecuarse a las normas editoriales del boletín, las cuales podrán solicitar o ver publicadas en nuestra web www.boletinelbohio.com.

También, podrán presentar artículos o notas científicas, las cuales deberán abordar tópicos asociados a la publicación. Estaremos complacidos de recibir colaboraciones y apoyos, así como divulgar los logros y convocatorias de grupos de trabajo, fundaciones o instituciones.

Todas las publicaciones de El Bohío pueden consultarse en nuestra web www.boletinelbohio.com

Saludos cordiales

Comité Editorial

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara,1985. Creador y editor de este blog desde 2006 hasta hoy. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org "Hay un momento para dejar de buscar miel y convertirse en abeja"

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.