Jaime Saíz, un mayaricero que se marchó sin irse

Por: Osmari Reyes García

“La distancia es una dimensión incomprendida” reza un verso de uno de mis poemas. El siglo XXI acorta las distancias, es impresionante lo que ocurre con una noticia, la moda, un virus. El mar caribe separa en dos el corazón de un hombre septuagenario, una parte la ocupa el Mayarí tangible, físico, localizado en la parte centro-este de la provincia de Holguín y la otra el Mayarí intangible, espiritual, cierto, que lleva consigo a donde vaya (y no es casual) “en la parte centro-este de su pecho”, no dejando demasiado espacio para otras cosas, a no ser las imprescindibles para andar por el camino que supone la existencia humana.

Luis Enrique Jaime Saíz

Gracias a los avances tecnológicos y el uso amistoso de las redes sociales, he conocido a alguien que aunque vive lejos, no puede afirmarse que esté ausente. Quiero hablarles de alguien que no ha podido marcharse totalmente (ni lo intenta), no sin antes auxiliarme de un fragmento de la reseña de Moisés Mayán a uno de mis libros “Y es que la poesía cuando se produce, contiene en sí los gérmenes de lo intemporal y lo profético” parece que ya estaba hablando de este hombre sencillo (o sobre él) en mi poema Mayarí ciudad invisible “Confío piedra sobre piedra, hoja sobre hoja./ Tu voz se esparce, me llama a lugares prestados/ y mi alma descalza te atiende”. Como si no bastara comienzo citando en ese texto a Felix Cabrera “No hallarás otra tierra, ni otro mar, la ciudad irá en ti siempre”.  

¿Quién es Luis Enrique Jaime Saíz? Puedo decir que, sobre cualquier otra definición de su persona, es un mayaricero con 55 libros publicados, de ellos 51 novelas ¿Cuál es el eje central de sus textos? A pesar de las críticas de colegas, amigos y familiares, sigue y seguirá siendo su tierra natal. Nunca escribe del presente. Desde la ficción recrea su mundo, trae y lleva a la negra esclava, al mayoral, a la prostituta de antaño, da protagonismo a los personajes olvidados de nuestro pueblo, exalta los nombres de barrios distantes. Es un escritor «pueblerino», por eso no encaja en ninguna ciudad populosa, ni aquí ni allá ni acuyá. No puede escaparse del valle, salir del río, escalar más allá de la montaña. El cocuyo se convierte en otro personaje, como si fuese la única luz en la noche oscura que a veces se levanta ante sus ojos.

Para sus amigos es Wicho. Para quienes deseen conocerlo les dejo (con su consentimiento) sus email: jaimesaiz63@yahoo.com, jaimesaiz1@hotmail.com.

Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.