Frente a la Covid-19, el mar azul de Malena

Frente a la Covid-19, el mar azul de Malena
Por  Reina Torres

Este 2 de abril, aún cuando la Covid-19 se extiende y pretender sumir al mundo en un halo gris y marchito, desde diferentes partes del planeta, y especialmente en Cuba, fueron enviados abrazos azules. Sí, azul, porque azul es el color que se ha transformado en un símbolo del autismo, ya que representa de alguna manera lo que viven a diario las familias y las personas con este síndrome. Hay veces que el azul es brillante como el mar en un día de verano, y otras veces, ese azul oscurece y se disipa como un mar de tempestad.

Cuando vi los ojos de Malena, sentí que realmente las razones para amarla, y admirar a su mamá Milsy, se multiplicaban. Las dos son muy valientes y tienen una familia que las apoya, las acompaña, y que ha compartido con ellas todos esos avatares, que la vida les ha puesto, como para retarlas y hacerlas desistir.

Malena es autista. Tiene 8 años y estudia en la escuela Aguedo Morales, en Ciego de Ávila. Malena sonríe y el mundo gira a su alrededor. Canta y cuando lo hace, tal parece que la historia de la Bella Durmiente, cobra vida, porque los pájaros se quieren sumar a su canto. Le gusta sentirse libre y correr con su pelo suelto, fresco y vivo como sus sueños. En estos días de pandemia no puede hacerlo, pero eso no anula los deseos de la niña, que reserva sus ganas para cuando volvamos a la normalidad.

El autismo o el Trastorno del Espectro Autista es una condición del neurodesarrollo que se caracteriza por la presencia de deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social. Sus causas son genéticas, aunque los factores del entorno pueden interactuar con estos.

El 27 de noviembre de 2007, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) adoptó una resolución que declara el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, identificada con el color azul (http://www.granma.cu/salud/2020-04-01/autismo-en-cuba-cuando-la-vida-se-viste-de-azul-01-04-2020-15-04-16). Lamentablemente del TEA (Trastorno del Espectro Autista), no son muchos los que conocen y esto trae consigo que la mayoría de las personas no esté preparadas para relacionarse con los autistas. Esto limita la posibilidad y capacidad de ayudarlos.

Malena y su mamá. Artículo el mar azul de Malena

Niña con su mamá

Sin embargo, nada está perdido. Personitas como Malena, cuentan con todo el apoyo necesario para desarrollarse. A ella le respetan las distancias que necesita, pero sin dejarla sola. Su mamá se siente afortunada por tenerla, y confiesa: “desde que el autismo llegó a mi vida me he convertido en una mejor persona y tenido que crecerme mucho ante las dificultades que esta condición trae consigo”. Esa fue una de las razones por las que creó en Facebook una página (https://www.facebook.com/groups/2172184089678818/)  con el objetivo de dar apoyo a la familia, publicar mensajes de todo tipo que tengan que ver con el autismo, materiales de ayuda, de orientación, gesto que muchos agradecen.

Afortunado también se sintió su papá, que ahora, desde una estrella azul, sigue brindando su ternura, a esta pequeña, enamorada del mar, que en tiempos de Covid-19, dibuja olas que acarician el alma.

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 × = 56

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.