¿Se escribe haiku en Mayarí?

¿Se escribe haiku en Mayarí?

 Por Osmari Reyes García

Me permito citar las magistrales palabras de Vicente Haya, en el prólogo de EL ESPACIO INTERIOR DEL HAIKU  (Antología comentada de haikus japoneses)

“¿Qué hay en el interior de un haiku? ¿Qué está sucediendo dentro del haiku bien construido para afectarnos como lo hace? ¿Qué clase de virtud posee su estructura más íntima?

Dejándonos seducir por la tentación del haiku bello y haiku profundo, compartimos gustosamente el poema de Bashô que dice:

Crudo invierno:

El mundo de un sólo color

y el sonido del viento

Deseamos que la belleza de este género se expanda con rapidez por los cuatro puntos cardinales; y todo ello está bien, porque es prueba de que amamos el haiku. Pero, ¿a qué precio? ¿Cuánto del verdadero haiku japonés debe ser ignorado para que podamos seguir amándolo?

Si realmente deseamos que el haiku prenda en nuestro idioma como género propio, hay que enseñar al lector hispano a sentir el haiku según lo que provoca en la sensibilidad japonesa. Ignorando que el haiku es una forma concreta de encarar la realidad y comunicarla con palabras, estamos inventándonos el haiku. Tenemos que hacernos conscientes de que su éxito se debe a claves internas que han de ser comprendidas, y bien comprendidas.

El haiku que se hace fuera de las fronteras de Japón no tiene que ser una ciega imitación del haiku japonés.  Lo primero es saber qué es el haiku, qué ha sido hasta ahora el haiku en Japón, y aseguro que no es tarea fácil. Lo segundo, igual que ocurre en Japón, es hacer tuyo el haiku; que el que escribas no sea un haiku de manual, sino “tu” haiku. Es ésta la manera natural de evolución del haiku, una realidad cultural en la que te has sumergido hasta el fondo para, una vez dentro de ella, añadirle eso que tú eres, esa novedad que supones como individuo.

El haiku no es un aprendizaje intelectual; es un entrenamiento en la percepción que haga posible una radical transformación de nosotros mismos. El haiku es un proceso que debe tener lugar en ti.¨

Me auxilio, además, de las palabras de Lázaro Alfonso Díaz Cala, en su conferencia El haiku en la poesía cubana ¨En nuestro archipiélago, existen campos con una vasta flora y fauna, con ríos, lagos, montañas, valles, cuevas, saltos de agua, bosques, praderas, siembras, asentamientos rurales; existen costas con bellas playas, arrecifes, bahías, golfos, penínsulas; ciudades con avenidas, calzadas, callejones, plazas, parques, alamedas, malecones, perros callejeros, vagabundos, mulatas, celebraciones, niños jugando, ofrendas bajo los árboles; en fin, todos los ingredientes naturales, o físicos, por llamarlos de un modo más abarcador, que necesita el haiku para existir. ¿Cuál sería el otro elemento imprescindible? El poeta con la sensibilidad capaz de descubrir ese instante exacto o ese hecho exacto de donde puede nacer un haiku.

Una forma de demostrar que cuando el poeta se lo propone, lo logra, son estos haikus escritos hace varias décadas por Jesús Orta Ruíz, incluidos en el libro titulado «De la hora y el entorno», aquí les presento (continúa el haijín) tres de esos textos:

Ladran los perros.

Se asustan de la noche

y el silencio.

 

Viene la aurora.

Con velo de neblina

se va la sombra.

 

Anuncio de agua.

La tierra, un horno.

Hojas en calma.¨

 

Si esto no bastara les invito a buscar el haiku Luna Roja, escrito por Martí, luego, quiero preguntar ¿por qué no escribir haiku en Cuba? son diversos los criterios entre los escritores y es otra mi pregunta ¿Se creen los españoles más japoneses que los japoneses? ¡Escriben haiku! He aquí una muestra:

 

La oscuridad

En cuclillas, dos niños

Cuchicheando

 

Alonso Salas

 

Penetrando

en la primera arada

claro de luna

 

Luis Corrales

 

Siesta de niños

Sandías y melones

bajo los catres

 

Miguel Ibáñez

 

Un caballo

atado a una bañera

El brillo en su lomo

 

Gabriel Segovia

Podría terminar aquí pero… ¿qué piensan los que toman decisiones en cultura sobre esto? Convoco a una revisión en nuestro prontuario cultural, llamo a los que sientan la necesidad de seguir haciendo de la cultura escudo y espada de la nación a considerar al haiku como suyo, a forjar el haiku escrito desde Cuba y sobre Cuba, ¿y por qué no? sobre el resto del mundo, que es lo mismo decir ¨cultura sin fronteras¨, allí donde un cubano retrate un instante de magia.

Escribir haiku desde Mayarí podría ser otro pretexto. Parafraseando un poco (sin previa consulta) al maestro Emerio Medina, el mayaricero más laureado en el hermoso entorno literario, escribir haiku desde el río es mi intención ¿Te unes?

Para decir y hacer al mismo tiempo, tres haikus imperfectos, míos:

Camino angosto.

Caen sobre las piedras

hojas de una guásima.

 

Ciudad inmensa.

Por la calle va un hombre

junto a su perro.

 

Luz de luna.

Se escucha la ventisca

contra el bohío.

 

 Por Osmari Reyes García

Mayarí, septiembre de 2019.

Osmari Reyes García (Mayarí, 1972).  Es Licenciado Informática y Máster en Ciencias de la Educación. Se desempeña como profesor de Computación pero su verdadera vocación es la poesía, la cual constituye el eje central de su vida, teniendo como referente la lectura de poetas con diversos estilos. Es miembro del  Taller Literario Nicolás Guillén Batista de la CTC en la Casa de Cultura de Guaro, Holguín. En 2017 obtuvo mención en el concurso León de León, en 2018 alcanzó mención y premio, en 2019 mereció Premio, ese mismo año resultó seleccionado para el Encuentro Debate de Talleres Literarios de su Provincia  en Poesía y Narrativa.  Finalista en el Premio de Poesía Dulce María Loynaz  (EE.UU, 2018). Recibió mención en el Premio David de la UNEAC (Cuba, 2019).  Tercer lugar en el Tercer Premio Literario Internacional Letras de Iberoamérica (México, 2019). Tercer Premio en el Concurso Internacional de Poesía El Mundo lleva alas (EE.UU, 2019). Figura en las antologías poéticas: El mundo lleva alas, editorial Voces de Hoy (EE.UU, 2019) y De la flor, el mar y la ausencia, editorial Dunken, (Argentina, 2019). Su libro Los días que descienden sobre nosotros para habitarnos, se encuentra en proceso de edición por la Editorial Avant (España). Textos suyos han aparecido en publicaciones periódicas de Argentina, Chile, España, México y Venezuela.

Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 8 = 56

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!