El pez que sueña

El pez que sueña

En el centro de un mar de este planeta, hay una pequeña isla. Un islote arenoso, sin nada que la distinga de cualquier otra mancha en el inmenso piélago que lo rodea.

En el centro de esa isla, ha encallado un pez, su cuerpo es tan grande que cubre casi toda la superficie. Este pez sueña, un sueño milenario, más allá del entendimiento humano.

Su mente está vacía, ni siquiera sabe que duerme, mucho menos que sueña. En su interior anidan la oscuridad y una paz sin límite. Sus sueños flotan a su alrededor, coloridos y animados. Escapan del durmiente para no molestarle.

Cualquiera que posara sus pies en la superficie, se vería rodeado de un mundo concurrido y cambiante, lleno de todo lo que el pez vio en una larga vida de navegaciones y naufragios. Si este improbable viajero se quedase a pernoctar, su amanecer sería muy diferente y donde redomas habría mástiles, donde zapatos impares, sombrillas o molinos, donde un cerezo, un sombrero…

El pez respira fuera del agua, ignora que está fuera de ella, varado para siempre en una isla desierta en el medio de un mar cualquiera. Él solo sueña.

Por Marié Rojas Tamayo

Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

÷ 1 = 7

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!