Palma Clara, otra maravilla de la cruzada: A Baracoa me voy,….

Palma Clara, otra maravilla de la cruzada: A Baracoa me voy,….

Isabel Cristina Lopez Hamze y Jorg Ricardo Ramírez Fuentes están haciendo una labor maravillosa, pero no seré yo quien se los cuente, serán ellos mismos desde su blog y desde sus espacios en facebook. Yo solo estoy fascinado con estas maravillas. Isabel, Jorg,  Palma Clara me recuerda al Yabú, un pequeño pueblo al norte de Santa Clara donde pasé muchos veranos de mi niñez. Gracias por mostrarnos una Cuba tan bella y tan desconocida…

Palma Clara

Por Isabel Cristina Lopez Hamze y Jorg Ricardo Ramírez Fuentes

Fuente: Cambio de Rueda

En A Baracoa me voy… seguimos contando historias hermosas sobre la gente de la montaña. Entra a Cambio de Rueda y descubre a Palma Clara, un lugar humilde y amante de La Cruzada.

https://elconductorcambialarueda.blogspot.com/…/palma-clara…
Mas fotografías en:
https://www.facebook.com/jorgricardofoto/photos/…

El publo de Palma Clara era de los más esperados, y aunque la lluvia intentó aguar la fiesta, solo limpió el ambiente para ponerla más alegre.

Palma Clara es una comunidad muy pequeña que queda a un costado de La Farola, la carretera que comunica a Guantánamo con Baracoa. Antes la gente de La Cruzada pasaba su última noche allí, pero por cuestiones logísticas, ahora solo se va a hacer funciones en la mañana.

Este pequeño pueblecito de cafetaleros es de los sitios más amados por los artistas que hacen el viaje de 34 días. Llegar hasta allí con la alegría y el amor intactos es otro gran reto de la travesía

Cuando íbamos en el camión nos cogió un aguacero en plena Farola y todos nos empapamos. Lo peor fue el frío tan grande que hacía en Palma Clara y lo más lindo fue la neblina que rodeaba al mágico lugar.

Isabel me habló mucho de este lugar mágico durante toda La Cruzada, y cuando llegamos bajo la lluvia todo era mejor de lo que ella podía contar!!!!

La visión de Palma Clara se queda en la memoria de todos los que pasan por allí y cada uno la retrata en su mente de una forma distinta, sin embargo, el lugar es impresionante desde todos los ángulos.

Aún bajo la lluvia hay muchos del pueblo que están trabajando en el campo, los que quedan se reúnen para esperar a los actores, con un sigilo particular que a veces se parece a la tristeza.

A Palma Clara se llega en los últimos días de La Cruzada con el agotamiento de más de un mes fuera de casa, pero los actores guardan sus energías para dar allí una gran función para un público pequeño pero agradecido.

En Palma Clara están los mejores niños actores de toda La Cruzada, ellos pertenecen al proyecto La Flor del Café, creado por Esmérida, la promotora cultural de la zona, quien se siente feliz de formar parte de los cruzados y habla con orgullo de sus niños.

Los niños esperan cada año a los actores y les presentan sus obras, como ocurre en casi todos los lugares por donde pasamos. Lo especial de Palma Clara es el vínculo tan profundo que existe con La Cruzada y el agradecimiento hacia ella que se trasmite de generación en generación.

Después de las palabras de bienvenida de Esmérida y la actuación de los niños, todos nos quedamos llorando de la emoción : los cruzados, los niños, su promotora cultural y los que viven en ese sitio humilde y solitario.

El pueblo tiene una estructura muy bonita, las casitas están alineadas y dispuestas de manera simétrica. La gente allí es muy pobre y luego del paso del ciclón Mathew, hace más de dos años, aún no se han recuperado totalmente.

A pesar del estado de las casas, la gente en Palma Clara cuida sus jardines y cuando caminamos por cualquier callecita, sentimos el olor de las flores y de la yerba mojada.

Las piedras de Palma Clara son lizas y verdes con filigranas grises y su belleza se esconde debajo de la tierra roja de los jardines.

Dicen que hay un proyecto para reconstruir Palma Clara, para arreglar sus casas y hacer nuevas instalaciones para el uso público, mientras llega ese día tan esperado, algunos se mudan hasta Paso de Cuba, donde les ofrecen un apartamento nuevo en un sitio más céntrico, poblado y cómodo. Sin embargo, la mayoría se resiste a abandonar su tierra, su arraigada tradición cafetalera y los hermosos amaneceres en Palma Clara.

 

 

Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...