Y el año se nos fue…

Queridxs amigxs:

Se acerca otro fin de año y quiero enviarles un abrazo donde quiera que estén. Muchxs hemos vencido obstáculos este año, hemos transitado por problemas, enfermedades, rupturas, escasez, hemos padecido los cambios climáticos o hemos sido afectados por desastres naturales. Hemos sufrido pérdidas espirituales o materiales. Y es que este, como todos, ha sido un año de contratiempos, como también lo es es siempre la vida.

Voy a comentarles lo más trascendental para mí en estos 360 días vividos:

  • Mi esposa y yo nos divorciamos, pasamos momentos difíciles como pareja y como familia, pero hemos impulsado una buena amistad y una buena relación mutua, y todo lo vivido este 2018 al respecto, me deja la experiencia de poder convertir una relación problemática en una relación positiva que se nutre del amor vivido para forjar una nueva y saludable relación hacia el futuro.
  • Lo anterior impactó de forma significativa en la vida de nuestros hijos, a los cuales hemos hablado con honestidad y amor, y hemos seguido acompañando día tras día en su aprendizaje por la vida, dándoles en primer lugar mucho amor, y demostrándole con actos y realizaciones, que ambos estamos ahí para ellos, y estaremos siempre.
  • Mi hijo de ocho años, Darío, comenzó a estudiar viola el pasado mes de septiembre en la Escuela de Música Paulita Concepción, lo cual nos hace muy feliz a todos sus familiares y especialmente a él. Ya es parte del coro de la escuela y ya interpreta cortas melodías con el violín, instrumento por el cual empieza sus estudios.
  • Mi hija de seis años, Lilia María, mudó su primer diente hace apenas unas semanas, fue operada de adenoides en una corta y efectiva operación que le realizó la doctora Nancy, del Hospital Marfán, a la cual le estamos muy agradecidos. Esta intervención era necesaria para su salud y esperamos ayude en algo a mejorar sus alergias y catarros. Está aprendiendo a leer, y continúa bailando mucho cada día, tanto en sus clases de ballet con la profesora Ana Belén, como en sus clases de baile español en los talleres de Irene Rodríguez. Por ello nos sentimos muy afortunados.
  • Ha sido un año de intenso trabajo, mucho, mucho, pero creo que vale la pena el esfuerzo: en el taller de celulares donde colaboro, en el proyecto Haciendo Almas, donde hemos hecho mejoras significativas a la web y cambios importantes, en el proyecto Vía Láctea, donde también colaboro y que pronto debe terminar su ejecución, entre otros. Este año el trabajo ha sido intenso, pero sigue siendo mi forma preferida de obtener alguna recompensa material y de ser útil socialmente, lo cual me da mucha satisfacción.
  • Me alegro de que finalmente llegara el internet por datos móviles o más conocido como jejeje (3G) a nuestros celulares cubanos, porque creo que es un bien muy necesario en estos tiempos, donde estar comunicados es tan importante como estar alimentados, aunque tanto el internet como la comida están muy caros…!!!!
  • Recién salí (o eso quiero pensar) de una gripe larga. Fue una de las más largas padecidas es estos años, y me dejó un oído medio tupidito, pero espero vuelva a abrirse pronto.
  • Me alegra mucho que mi hermano se haya graduado en la carrera de dramaturgia y me encantó la temporada de su obra “Danza Macabra” con su grupo La Quinta Rueda en el Teatro Bertolt Brecht. Espero con ansias sus próximos estrenos.
  • Recuperé este año a viejos amigos e hice otrxs nuevxs! Y la amistad es uno de los tesoros que el 2018 me regala con creces. La amistad de personas buenas y honestas, divertidas y musicales, cariñosas y conversadoras, con las cuales he compartido muy buenos momentos, y en las cuales sentí mucho apoyo. A ustedes mis amigxs, mi agradecimiento infinito!
  • Me llenó de júbilo la boda de mis amigos María Elena y Jose. Me dio ternura su amor, su armonía, sus votos, su compromiso y su buen humor.
  • Me dejó muy triste el accidente de un avión con cientos de cubanas y cubanos dentro, me dejó muy preocupado un período largo de lluvias intensas que afectó comunidades enteras, carreteras, sembrados y dañó nuestra economía. Me entusiasmé con el proyecto de constitución y el debate popular, pero me quedé con ganas de haber vivido un proceso previo más profundo y me quedé con ganas de debatir más al respecto. Ahora que ha sido anunciado, me sabe mal la ausencia del artículo 68, y me saben mal otras cuestiones que considero más trascendentes incluso, aunque todo es importante, pero tengo -honestamente- preocupaciones más serias entorno a mi país y mi patria, que un texto no va a arreglar. Me deja instatisfecho también el decreto 349, las medidas entorno al transporte, la escasez de insumos y alimentos básicos. En lo personal me recuerda los duros años de un período especial, que a veces parece alejarse y otras parece retornar, y no tengo buenos recuerdos de aquellos años duros en que mi abuela cambió sus prendas de oro por jabones para bañarnos cuando se acababa el ateje del árbol… no digo más.
  • Me entristeció la elección de Bolsonaro en Brasil y me sigo preguntando qué tipo de liderazgo están deseando las naciones que eligen a estos y otros personajes similares… Lamento el regreso de los médicos de Brasil, por aquellas comunidades que perderán su atención, y a al vez, me alegra que la mayoría haya regresado a Cuba para mejorar la atención nuestra, que también tiene serios problemas, sobretodo a nivel comunitario.

Y quizás se me queden muchas cosas, pero siento que ha sido un año fuerte, un año triste, un año duro, y no quiero extenderme al respecto. Aún así, en estos días finales, me siento feliz por esta gripe a la que he dicho adiós, por la relación que estamos construyendo con nuestros hijos, porque siento el amor por -y desde- una gran red de amigos y familiares, porque mi corazón no deja de amar y porque percibo que mi país está cambiando, y vamos a pasar de soñar con oportunidades a construirnos las oportunidades.

Y para los últimos días del 2018 planeo acercarme a la Quinta de Frutales “María Dolores”, donde vive mi padre, y compartir con él y con el familión de mi tierra natal estos días que quedan.

Nos deseo amor, salud, alegrías, fuerzas y un mejor 2019!

desde el corazón

JM

 

 

 

 

Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...