Un día de invierno

UN DÍA DE INVIERNO
Cuento de la niña Irene García Cruz

Un día en pueblo lejano vivía un señor llamado David, era un hombre muy bueno que le gustaba mucho hablar con la gente del pueblo, pero como era leñador solo tenía tiempo de hablar los fines de semana, además era tímido y muy poco sociable. Le gustaba hablar, pero solo con la gente que pasaba por su casa y con su perro salchicha que se llamaba Yorki.

Un día de navidad, no tenía leña suficiente y salió a una parte desconocida del bosque y recogió la que necesitaba, pero escuchó un sonido que salía de un árbol, se fue acercando lentamente y era un pequeño gatito blanco con una manchita negra en una de sus paticas.

David, el buen hombre, pensó ¿quién habrá dejado a este pobre gatito en un árbol? el pequeño gato, casi se iba cuando David lo atrapó y con cariño susurró: Te vas conmigo a casa, la noche será muy fría y además como eres tan blanco alguien te puede pisar.

Se fue a casa y al llegar en su puerta había un paquete, lo llevó al interior de su casa para abrirlo y descubrió una carta. La carta decía: David una vez hablaste conmigo en el pueblo, fui yo quien te hablé de las margaritas en otoño, si esto no te basta para recordarme, yo soy la cuidadora de gatitos, te dejo esta cartita porque perdí uno blanco como la nieve con una manchita negra en una de sus patitas, si lo ves… David sorprendido arropó al gatito y fue hacia el pueblo en busca de la cuidadora.

Hola, vine porque recibí tu carta y te traje al pequeño. La cuidadora dio miles de gracias y lo invitó a tomarse un té de menta que David aceptó de muy buen gusto.

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.