Inicio de Jornada por el Aniversario 20 de ECOARTE

Por: Roberto Seguí Petittón. Fotos: El autor

Era fresca la mañana de Enero, el sol, gran naranja de oro alumbraba las altas chimeneas de la fábrica de níquel Comandante Ernesto Che Guevara, entonces el silencio matinal fue roto por un estentóreo clamor de voces cristalinas: Oooooooye, oooooooye, ¡OYE!, era el grito de guerra del pequeño ejército del profesor Melaneo Maden, tropa aguerrida que lucha con las armas del amor a la naturaleza, por un mundo mejor, más bello, sano y conservado para las futuras generaciones. Se iniciaba así un viaje-aventura a la tierra de Maisí, para celebrar en las montañas que aún conservan los misterios del Gran Semí, el 20 Aniversario de ECOARTE.

Aniversario 20 de ECOARTE - foto 1

El Proyecto de Educación Ambiental Comunitaria ECOARTE, llegará el próximo 13 de Agosto a su cumpleaños número 20 y están trabajando para celebrarlo por todo lo alto y sueñan incluso con su participación en una Mesa Redonda, pero mientras tanto continúan trabajando, enfocados en su tarea principal la protección y conservación del Medio Ambiente en su localidad, que tanto lo necesita.

Como ya dije en otra oportunidad “Hoy estos niños y adolescentes instruidos y cultos, cual médicos de la tierra cuyo símbolo no son las batas blancas sino los cascos multicolores, se dedican a restañar las heridas, a curar las cicatrices de su querida tierra roja con un amor y dedicación que los enaltece y los hace merecedores del reconocimiento de todos”.

Y fue un verdadero viaje de aprendizaje. Primero la nunca acabada carretera a Baracoa, con sus incontables baches y su bello entorno, pasando por el Parque Humbolt, la llegada a la ciudad primada y la obligada visita de cortesía al amigo Hartman, en su fortaleza-museo de Matachín, y ¡oh sorpresa! Allí se encontraba otro querido amigo del proyecto Osmel Francis Turner Presidente del Festival Madre Tierra con el que pudieron compartir breve pero cálidamente. Luego la subida y bajada del imponente viaducto de La Farola, Maravilla de la ingeniería civil cubana y más adelante un lugar de Culto para todo cubano: Playitas de Cajobabo.

Ir a Playitas es como visitar un santuario, Playitas es un templo al patriotismo y a la cubanía. No se habla, los niños presiente que algo solemne, importante está ocurriendo, el largo tramo desde la carretera hasta el lugar del desembarco glorioso se recorre en silencio, se corona un estrecho sendero entre rocas y allí engarzado cual joya al alto acantilado, que lo abraza amoroso como protegiéndolo, el sencillo monumento. Gran emoción, Melaneo conmovido, enarbola una bandera cubana, los niños con recogimiento lo rodean, una foto deja la evidencia. El tiempo apremia, es necesario partir, todos frente al obelisco le dan una última mirada ávida, como para no perder un detalle. Algunos quizás hicieron sus botos, por mi parte yo hice el mío.

Se reanuda el viaje hacia Maisí, aun embargados por la emoción. Surgen adversidades: se rompe el transporte, hay amenaza de tener que dormir al amparo de la naturaleza, entonces se pone a prueba la entereza de los niños ambientalistas y la solidaridad del pueblo de Maisí. Un chofer de ómnibus accede a llevar los niños, con dos adultos hasta el poblado de La Máquina, cabecera del municipio, pese a que el carro va lleno. Se solicita ayuda a las autoridades y esta llega expedita, todo se resuelve: Alojamiento, alimentación, ¡y hasta transporte! para visitar La Punta de Maisí, a la mañana siguiente, un mecánico se encargará arreglar el carro, y tenerlo listo para el regreso, al mediodía siguiente. Hay amor pero también admiración y respeto en todos los que contribuyeron a que se cumplieran los objetivos del viaje. Para ellos el agradecimiento de la dirección del proyecto y de todos sus miembros.

Al día siguiente, temprano en la mañana, se hace un recorrido por la pequeña pero pintoresca ciudad de La Máquina y algo más tarde se realiza el viaje hasta La Punta, por fin se llegó al hocico del caimán, con lo que se logra cumplir con los objetivos del viaje. Allí se visitó el imponente Faro de Concha que data de 1862 y cuya potente luz es una garantía para la seguridad de la navegación en el Paso de los Vientos.

Aniversario 20 de ECOARTE

Y al fin la partida, cálida despedida y promesas de regreso para un nuevo encuentro, abrazos y agradecimiento. Promesas de volver. El regreso por un nuevo camino, a través de las frondosas pluvisilvas de Maisí. El descenso a pie de la famosa loma de La Boruga y la recompensa magnífica al finalizar la última de sus tortuosas curvas, de admirar uno de los más hermosos paisajes que imaginarse pueda, la soberbia abra del rio Yumurí, donde este vierte sus frías y cristalinas aguas en las azules y cálidas del Atlántico. Ya en la recta final hacia Baracoa, El Paso de los Alemanes, excavado en plena roca, la palma bifurcada y las hermosas playas del litoral este de La Primada.

Anochece en la carretera Moa-Baracoa, el cansancio físico y emocional va adueñándose de los niños y por primera vez en los casi dos días de viaje, hay silencio dentro del transporte. Pero no durará mucho la entrada a la ciudad de Moa desata un ataque de júbilo y vuelve a resonar el lema de ECOARTE, como la mañana de la salida: Oooooooye, oooooooye, ¡OYE!, Esta vez suena algo diferente como la confirmación del cumplimiento de una tarea, la de seguir defendiendo, ahora con las nuevas experiencias adquiridas, el sueño de hacer de Moa un lugar mejor para vivir, una tierra de promisión y oportunidades para todos sus pobladores y donde el cuidado y protección de la naturaleza sea un culto y una obligación moral.

Es de noche, cansados los niños duermen, quizás sueñen con pájaros, flores, bellas conchas o peces de plata lunar. Descansen mis niños, descansen, hoy no habrá malos sueños ni pesadillas, esta noche, agradecida, Atabeira la Gran Madre vela por ustedes.

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara,1985. Creador y editor de este blog desde 2006 hasta hoy. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org "Hay un momento para dejar de buscar miel y convertirse en abeja"

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.