El Canal: un barrio muy feliz (Textos + Dibujos)

Así titularon niñas, niños y adolescentes del barrio El Canal en el Cerro, un folleto de textos y dibujos dedicados a su barrio que se publicará próximamente gracias al apoyo del Proyecto de Colaboración Canalizando Mi Barrio, con auspicio de la Asociación Hermanos Saíz, el TTIB del Canal, el Ministerio de Cultura, la ong italiana GVC -entre otras instituciones- y con financiamiento de la Unión Europea. Los textos son el fruto de tres talleres concebidos en el proyecto: Artes Plásticas, Escritura Creativa y Explorando Mi Canal, los que fueron impartidos por los promotores culturales Rosita, Legna, Harold y Yunior, del propio barrio.

Les compartimos a continuación algunos de estos textos, espontáneos, divertidos, con mucho amor y sentido de identidad por su barrio, pero sobre todo muy sinceros.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
¡Hablando sobre El Canal!

El Canal es fundado el 8 de mayo hace más de cinco décadas y se le llama así ya que por este atraviesan grandes canales de agua. Es un barrio donde habita una población amplia y vigorosa. Está lleno de personas alegres, trabajadores y sobre todo con gran formación cívica, inculcada desde pequeños en las escuelas. Si realizas un recorrido por este barrio percibirás la armonía y la paz de las personas. También podrás visualizar fiestas tanto en la calle como en las viviendas. En El Canal existen diversas edificaciones que a través del tiempo se han convertido en patrimonio. Edificaciones tales como la Iglesia Parroquial “El Salvador”, que es la entrada de El Canal, donde hay un parque llamado parque de Galicia. También está el parque Tulipán, el colegio “El Salvador”, y cerca está el hospital pediátrico del Cerro conocido como “Las Católicas”. Es un barrio lleno de tradiciones afrocubanas, heredadas de padres a hijos y así sucesivamente. Cuenta con una comparsa conocida como El Alacrán del Cerro. Esta comparsa realiza una obra teatral donde muestra a los espectadores como fue que surgió la comparsa. Uno de estos ejemplos es cuando los negros esclavos realizaban su faena en el cañaveral y una negra esclava es picada por un alacrán. Otro de los ejemplos es que muchos celebran los días 24 de septiembre el Día de las Mercedes (Día de Obbatalá), el 8 de septiembre el Día de la Virgen de Regla (Yemayá), el 12 de septiembre el Día de la Caridad del Cobre (Oshún), el día 3 de junio Día del Niño de Atocha (Elegguá), entre otros.
La cultura es diversa. Uno de estos ejemplos es que la mayoría de los hombres son Abacuá, masones o caballeros de la luz. La religión es representada por la danza, tanto folclórica como moderna y los cantos yorubas. Las costumbres son normales y las personas que en el Canal residen son bailadoras, dicharacheras y sobre todo de buenos sentimientos, aunque se les considere personas marginales. En fin, es un barrio habitado por una gran masa de personas alegres, su ambiente es agradable, aunque no muy confortable, pero las personas son felices y dichosas.

Dibujos sobre el barrio El Canal del Cerro, La Habana, Cuba (2)

Keyla de la Caridad Olivera García, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Canal

El Canal está ubicado en el municipio Cerro, La Habana, Cuba. Nuestro consejo Canal siempre se ha destacado por ser un barrio tranquilo, a pesar que se trae sus cosas buenas y malas. El Canal conocido por casi todos los cubanos es muy famoso ya que en él se hacen muchas actividades, por ejemplo en el parque Galicia se han hecho galas culturales, actos políticos y a la iglesia fue la Virgen de la Caridad del Cobre. En sus calzadas se encuentran ubicadas varias escuelas como la “José Martí”, “Jacinto García Espinosa”, “Nicaragua” y más. Sus calles son sumamente tranquilas, con excepción del “15”, calle más reconocida del Canal. La comparsa de El Alacrán es una de las comparsas de mayor tradición en el municipio Cerro, ya que el proyecto de identidad del Cerro se simboliza con el Alacrán, la llave y el bombín. Tampoco se nos puede olvidar nuestra famosa y más reconocida Casa Comunitaria, ubicada en la Calzada del Cerro entre Peñón y San Cristóbal. Allí se realizan cumpleaños, fiestas, etc. Como decimos: “la llave del Cerro”, pero en este momento debemos decir que la llave del Cerro no abre solo el Cerro sino también El Canal.

Dibujos sobre el barrio El Canal del Cerro, La Habana, Cuba (4)

Yarisleidys de la Caridad Zamora Pereda, 9no grado. Escuela Secundaria “Jacinto Espinosa García”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Mi barrio

Mi barrio es un lugar único, famoso y sobre todo muy popular. De quien les hablo es de El Canal, llamado así por la tubería colocada antiguamente en nuestro barrio, la cual se introdujo con el objetivo de que la población obtuviera el agua, es decir, esta conexión distribuye el agua desde el acueducto hacia todos los rincones de La Habana. Su cultura es hermosa, de carácter expresivo e indescriptible, que trasmite sentimientos y enseñanzas. Se desarrollan actividades de la cultura y el arte, donde participa activamente la comunidad. Las personas son muy chéveres, comunes y muy de barrio, al conversar gesticulan exageradamente y utilizan un lenguaje muy común. Se practica mucho la religión católica y la santería.

Dibujos sobre el barrio El Canal del Cerro, La Habana, Cuba (5)

Anabel Martínez Echevarría, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Sobre El Canal

El Canal tiene un muro, un hueco y un tubo de agua. A mí no me gusta del Canal la violencia. Yo vivo en Bellavista y el número de mi casa es 511. Esta cuadra es muy linda y siempre hay tranquilidad y paz. Aquí en esta cuadra siempre hay fiesta.

Elier. Escuela Primaria “Miguel Figueroa”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Canal

El Canal es muy brillante,
cada día es más interesante,
que tiene bastantes habitantes,
que no se puede dejar de mirar ni un instante.

El Canal es tan grande,
El Canal tiene un corazón enorme
más abierto que la pluma de un sinsonte,
¡Que siempre está en el monte!

Maikol Julio Lazaga Martínez, 7mo grado. Escuela Secundaria Básica “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Canal

Soy una niña cubana
que viene a hablar de El Canal
donde viven personas
en paz y solidaridad.
Donde los niños juegan
y viven en armonía y paz.
Donde no ocurren problemas
y nos amamos por igual.
Yo curso en la Escuela Miguel Figueroa
donde hay un colectivo pioneril
al cual asistimos todos los días.
¡Tenemos un proyecto
que pertenece a la Casa Comunitaria
llamado Canalizando Mi Barrio!

Jennifer Rodríguez Pineda, 6to grado. Escuela Primaria “Miguel Figueroa”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Capulí y la llave de El Canal

Hace unos cuantos años en El Canal, vivía un joven y elegante príncipe llamado Eduardo, el cual tenía en sus manos el poder de la comunidad. Todos los habitantes eran esclavos, y uno de ellos era el valiente y apuesto Capulí, que a pesar de ser un inocente adolescente hacía reír todas las mañanas a las personas amargadas por la crueldad, y traía felicidad al barrio.

El muchacho no toleraba ver cómo el propio hombre maltrataba o abusaba brutalmente de otras personas. El nivel de la situación lo obligó a tomar la decisión de ir en busca de una solución.
Inteligentemente visitó la vieja choza de un anciano hechicero que habitaba en el hueco de El Canal; el cual le recomendó que en este mismo lugar se encontraba un hermoso obsequio que solo podía ser descubierto por el más noble y capaz muchacho. Precisamente fue allí y al escavar encontró un añejo cofre de madera. Con fuerza logró abrirlo y de repente brilla en el fondo del baúl una maravillosa llave, que tomó rápidamente.

El joven liberó a todos los esclavos y abrió los barracones. Regresó al hueco de El Canal, le dio las gracias al hechicero y luego esta llave ascendió y se grabó completamente en el tubo de El Canal.
El príncipe y sus funcionarios quedaron sorprendidos, pero con la lección de que el valor y un corazón lleno de sentimientos amorosos y afectivos vale más que el oro y las riquezas.

La comunidad fue feliz y esta vez no había príncipes ni castillos, ni barracones, ni esclavos; había amor, cariño, unión y felicidad. Por eso hoy en día escuchamos mucho a la gente decir que “El Canal tiene la llave”.

Anabel Martínez Echevarría, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Canal

El Canal es grande y muy bonito. Ya está oxidado por los años pero me sigue gustando, El Canal tiene la llave. El barrio se llama Canal porque hay un canal por donde pasa el agua. En El Canal viven los canaleros, ellos son: sociables y responsables. Allí siempre hay muchos niños jugando. A mí lo que no me gusta de El Canal es que siempre hay muchas broncas y bulla.

Dibujos sobre el barrio El Canal del Cerro, La Habana, Cuba (6)

Elizabeth Valdés Hernández. Escuela Primaria “Miguel Figueroa”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La casa del ilustrador de “El Diablo Ilustrado”

Muy cerca de mi hogar existe una casa a la cual se le ha puesto como sobrenombre “la casa de los misterios”. Allí residen un apuesto hombre, tan sabio y culto que da impresión mirarlo. Todos saben que es el ilustrador del libro “El Diablo Ilustrado” por lo que lo respetan mucho. Las personas de mi barrio no le prestan importancia a este hogar, sin embargo, yo creo que puede llegar a ser patrimonio cultural. Desde mi punto de vista la describiré de esta forma: es una casa inmensa, rodeada de plantas tan hermosas y entrelazadas de tal manera que simulan que están bailando, siguiendo el ritmo de una melodiosa guaracha. Yo no los he visto, pero estoy segura que allí habitan animalitos, los cuales en esta residencia ven reflejados su hábitat. Me han comentado también que esa casa por dentro es como una biblioteca escolar, porque está llena de libros que a la vez parece un ritual. Yo en verdad nunca he entrado, pero un día de estos espero entrar, llenarme de valor y con la aceptación del caballero que en esta reside, ver cada detalle que la casa del ilustrador de “El Diablo Ilustrado” posee.

Dibujo de Wilmer Avilés Chala

Keyla de la Caridad Olivera García, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Los muchachos en el barrio

Por supuesto, somos los más pequeños, un poco traviesos e intranquilos, pero sobre todo hacemos todo lo posible en transformar nuestra sociedad en una mejor donde existan hábitos educacionales, perdure la amistad, el amor, el cariño y la paz; para echar a un lado los crímenes, la violencia, los malos hábitos, la agresividad y la vulgaridad. En nuestro barrio los niños son muy creativos y cada verano en vacaciones buscan formas de entretenimiento, recreación y diversión. Sin perder el tiempo montamos chivichanas, bicicletas, carriolas, nos dedicamos a la cría de palomas, jugamos trompo, saltamos suiza. En las calles los fines de semana jugamos a los escondidos, asistimos a parques de la comunidad como el parque Galicia (muy popular), a la Ciudad Deportiva o al combinado deportivo donde practicamos deporte, que constituye la pasión eterna de los niños y la mejor forma de recrearse saludablemente. Actualmente somos muy fanáticos al reggaetón y escuchamos mucho la música romántica. Es muy natural ver a un niño con un mp3 escuchando en una bocinita o bailando en las calles de la comunidad, o en la casa, o en cualquier lugar bailando una coreografía creada por ellos mismos, la cual se hace muy popular. Es curioso pero cierto ver a un adolescente cediéndole el asiento a una anciana en el ómnibus, o ayudando a un viejito a cruzar la calle, o sujetándole el bolso a una embarazada, o levantar del suelo a un accidentado o incapacitado, pero realmente los niños son gentiles, corteses, caballerosos y considerados, aunque debemos ayudar a corregir el egoísmo en ciertos muchachos de la comunidad, que actúan inconscientemente. “En nosotros hay sonrisas, hay alegrías, hay amor, hay un mundo entero, y somos los futuros pinos nuevos y seguidores de la Revolución”.

Dibujos sobre el barrio El Canal del Cerro, La Habana, Cuba (22)

Anabel Martínez Echevarría, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

En el Canal viven muchas personas buenas y malas. En mi barrio las personas caminan bien y se desarrollan bien, el único problema que tienen es la forma de hablar, hacen muchas gesticulaciones y dicen malas palabras. El día 28 de septiembre la pasamos bien en los CDR. El Canal es muy bonito en muchas cosas. Hay muchos jardines bellos, perros, gatos, chivos y puercos que habitan en El Canal, hermosos carros y bicicletas, la panadería, lechería, escuelas, hospitales, clínicas, círculos y la cafetería de Salvador. ¡Para mí El Canal es como si yo estuviera en un sueño feliz! ¡Así es mi Canal!

Yenifer Amor Neira Font, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Cerro tiene la llave

Un día común, normal y corriente, decido salir de casa para dirigirme hacia la casa de una vieja amiga, la cual iba a prestarme un libro sobre el Cerro, pero sin darme cuenta pierdo la llave de mi casa ¡pero no sé dónde! y para que mi mamá no me regañara me decido ir a buscarla. Pero a pocos pasos de mi casa ocurre un temblor, el cual ocasiona una grieta en el cielo y tan profunda, que cuando caigo dentro de esta llego al núcleo, reboto tan alto que llego a la superficie y caigo en la zanjita donde me encuentro a Pulgarcita discutiendo con el sapo, el cual casi se traga un pez, que tenía dentro al Soldadito de Plomo, pero tanto era el reguero que no me di cuenta cuando el gato Tom le estaba cayendo atrás al ratón Jerry con un alfiler y sin querer queriendo me pincha a mí y fue tanto el dolor que no dejé de brincar hasta llegar al muro del “malecón sin agua”, donde vi a un huevo sentado en el muro, pero no era un huevo con cáscara, sino frito.

¡Qué locura aquello! Y todo por perder una llave, pero me acordé que tenía que buscar el libro del Cerro en casa de mi amiga, la cual me quedaba cerca, así que no me costaba nada pasar por ahí. Al llegar me sale Cenicienta vestida de azul para ir a apoyar a los Industrialistas en el Latino y que tenía que dejarme el libro del Cerro, y dentro de éste se encontraba mi llave perdida, colgando un papel que decía:

“Una llave no solo puede abrir y cerrar los llavines de una puerta, sino también la imaginación guardada hace tiempo y cuando esta llave se pierde, estos pensamientos se desorganizan un poco.”
Como ven, todo esto fue un juego de mi mente, pero algo sí es cierto en este cuento: ¡El Cerro tiene la llave!

Ana Giselle Ceruto Fernández, 9no grado, Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Canal: La decisión de los reyes

Un día de esos en que los reyes quieren apoderarse de los barrios para esclavizar a las personas que en estos habitan, Simón de la Cruz el rey del Sur y Cristóbal Narciso el rey del Oeste, se decidieron a reinar en El Canal. Simón y Cristóbal por espacios diferentes se decidieron a disfrazarse de mendigos y así probar a las personas de El Canal su amabilidad, para ver si poseían valores cívicos y morales.

Al llegar Simón y ver ese gran terreno de chozas se desilusionó, pero al ver a las personas que en él vivían, al verles en sus caras la gran felicidad y amor, al ver los niños con su vestir clásico (camiseta, short y chancletas) le brindaron caramelos y a la vez se viraban y seguían jugando pelota y expulsando a los tramposos del juego. Esto lo hizo sobreponerse y sentirse bien. Las personas le brindaban dinero y otros lo bendecían. Llegó la noche y pidió refugio, se lo brindaron y al levantarse le brindaron desayuno y ropa limpia. Lo mismo le sucedió al re Cristóbal, el cual estaba muy sonriente, durmió esa noche. Por la mañana los dos se encontraron y sin reconocerse se pusieron a hablar sobre lo que pensaban y sobre el supuestamente reinado del barrio.

Ninguno dijo su procedencia y su conversación fue así. Simón dijo:
– Este barrio creo que es divino, aunque todos son pobres tienen un gran corazón y no necesitan a alguien que los guíe, sin problema alguno este lugar podría ser un barrio ejemplar.
– Yo pienso lo mismo -dijo Cristóbal-. Hace días me fui de mi casa y no me ha faltado nada gracias a las personas que en este barrio viven.

Los dos reyes se desenmascararon y llegaron a la conclusión de que era mejor no reinar en este barrio y que así estas personas crearían su nidito de amor y así vivirían felices por siempre.

Keyla de la Caridad Olivera García, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El Canal de mis sueños

En ocasiones ciertas personas se me han acercado a preguntarme: ¿Cómo sería El Canal de mis sueños? Verdaderamente no he tenido respuesta, no he tenido palabras para contarles mi clara opinión. Pero resulta ser que hace unos cuantos días he estado pensando la respuesta para cierta interrogante.
Pensaría en que todas las noches cayera una lluvia de caramelos sobre las calles, y entonces todos los niños del barrio salieran a las afueras a alcanzar y recoger un poco de estas confituras para compartirlas con la familia. Si todos los meses se cultivara una simple semilla de la cual germinara un inmenso árbol de sentimientos afectivos y de este brotara todos los años el amor, la fantasía, la dedicación y la ternura, podríamos imaginar que existieran casas de chocolate y ventanas de menta. Que las calles estuvieran elaboradas con el helado del sabor que prefirieras y al salir el sol este se derritiera y se convirtiera en una hermosa piscina para todos, o al contrario, si dependiéramos del invierno, estuviéramos disfrutando de una sala de patinaje.
Aunque todos debemos enfrentar la realidad, y conformarnos, y saber vivir con lo poco que poseemos, además de compartirlo con los demás, a lo mejor no tenemos un millón de dulces, pero cada día tenemos uno para distribuirlo con todas las familias y amigos, pero de todas formas piensa y respóndeme ¿cómo sería El Canal de tus sueños? Sé creativo y utiliza tu imaginación.

Anabel Martínez Echevarría, 7mo grado. Escuela Secundaria “Álvaro Barba”x

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara,1985. Creador y editor de este blog desde 2006 hasta hoy. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org "Hay un momento para dejar de buscar miel y convertirse en abeja"

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.