Edades y lógica matemática

Por Marié Rojas

En el camino a la escuela de Sarah, me detengo al escuchar un interesante diálogo entre un pequeñín que aún no alcanza la edad escolar y su abuela, sentados a la sombra de un árbol que hunde sus raíces en la acera:

– ¿Todo en el mundo tiene años? ¿Todo? – pregunta él.
– Todo – responde contundente la abuelita.
– Mi casa, ¿tiene años? – pregunta señalando la edificación frente a ellos.
– Sí, tiene más de sesenta años.
– La puerta de la casa, ¿tiene años?
– Sí, los mismos que la casa.
– Este árbol – señala con la punta de su nariz -, ¿también tiene años?
– Debe tener unos cincuenta años.
– ¿Y el cielo? – mira la inmensidad sobre sus cabezas – ¿también tiene años?
– ¡Qué dices! – la abuela sonríe, aparentando estar sorprendida – ¡El cielo es muy viejo, tiene muchos, muchos miles de años!
– Muy viejo… – repite el niño, sin apartar la vista de lo que sucede allá arriba y señala una nube – ¿y es por eso que tiene
barbas?

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara,1985. Creador y editor de este blog desde 2006 hasta hoy. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org "Hay un momento para dejar de buscar miel y convertirse en abeja"

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.