Modernidad, tradición, 30 años, etcétera

Por Erduyn Maza

“El interés que la historia del teatro de muñecos tiene,
la enorme extensión que abarca sobre la tierra, 
su antigüedad y variantes demuestra que no existe pueblo,
civilización, régimen político,
ni religión, indiferente a lo que
constituye la expresión teatral popular
más característica del mal y del bien, de lo justo y de lo injusto,
del drama y del sainete, del mundo real y del imaginario”
Hermenegildo Lanz.

Asistir a la conferencia ilustrada que impartiera la titiritera cubana Yanisbel Victoria Martínez, fue antes que todo, asistir a una reunión familiar como bien dijera la propia Yanisbel en su presentación.  Para mí fue mucho más.

A Enrique Lanz lo conocí por fotos cuando visitando la abundante colección de Arneldy Cejas  me enseñó a este señor alto, de mirada tranquila y me contó que  era el nieto del diseñador y constructor de algunos títeres usados por Lorca: Hermenegildo Lanz, el mismo que tuvo como segundo padre a Manuel de Falla. También me contó Arneldy, que Enrique vivía muy apartado en la punta de una loma, sin luz eléctrica, y rodeado de muchos títeres. ¡Cuánta sencillez!  Aquella presentación me resultó fascinante; luego, tuve la oportunidad de conocerlo personalmente en Matanzas en ocasión del   7mo  Taller Internacional de Títeres  cuando matriculé en la clase  de construcción y diseño que impartió el maestro granadino. En esa ocasión se abrió ante mí toda una gama de posibilidades  para la creación titiritera que aún hoy llevo en mi morral.

Este nuevo encuentro con Etcétera  fue  una travesía  por sus espectáculos  y  hacia sus raíces. Fue darme cuenta como   en 30 años de trabajo se mezcló  la tradición heredada de Hermenegildo Lanz  con la juventud renovadora de su nieto Enrique y salieron a la luz espectáculos como Sypnosis, Trans, Pedro y El Lobo, La serva padrona, La caja de los juguetes y El retablo de maese Pedro.

Yanisbel y Enrique nos mostraron  como para ellos el arte de las figuras animadas es mucho más que manipular  un muñeco. Es un arte que abarca las ciencias y la mecánica, que se asume con el corazón y que se construye en el cerebro para lograr hacer mecanismos que se supediten a las plenas necesidades del espectáculo, mecanismos que beben de tradiciones ancestrales,  como mismo bebió Enrique de Hermenegildo,  pero que ahora se renuevan en formas únicas, de autoría propia y que son parte de un patrimonio titiritero que afortunadamente pudimos apreciar los presentes  en la conferencia.  Conocer cada uno de los espectáculos de Etcétera fue conocer  más del infinito arte del títere, fue conocer el sinnúmero de posibilidades de este género para transmitir un sentimiento, una palabra, una nota musical.  Teatro.Presenciar la  variedad y mezclas  de técnicas usadas por Etcétera en sus espectáculos es estar ante la libertad,  que es sinónimo también del títere. Es saber que cuando nos enfrentamos a este arte  lo podemos hacer de una manera siempre distinta, pero siempre con la seguridad de lo que queremos decir. ¡El títere se expresará por sí solo!

El arte del títere es una herramienta ideal que podemos tener a nuestra mano para aclimatar los estragos económicos  que por estos días atraviesa el mundo.

Los que tengan la suerte  de visitar  el Parque de las Ciencias  en Andalucía – Granada,  entre el 8 de junio de 2012 y hasta julio de 2013, tendrán la suerte de encontrar una exposición interactiva  titulada, Títeres 30 años de Etcétera, por lo que pude percibir en fotos, videos y testimonios,  más que expo es un espectáculo teatral que acerca y educa al público en el amor al títere y al teatro mismo,  es que sensibilizar seres humanos con el arte, cualquiera que sea su forma,   es sanar  el espíritu y trascender conflictos de cualquier índole.

Esta exposición está poniendo  a nuestro alcance  estrategias de supervivencia que a la vez abren el espectro  de las posibilidades del teatro en general, de esta manera se encuentran nuevos públicos, nuevos espectadores y también futuros artistas. Estoy seguro que muchas personas que han asistido a esta exposición de Etcétera, han presenciado  títeres por primera vez en su vida,  ahora ligado a las ciencias  y de una manera casi antropológica.  ¡Felicidades a Títeres Etcétera en sus 30 años!

Casi como colofón y algo que no estaba en los planes, “se alinearon los astros” como diría Yanisbel, para  que los presentes en la acogedora sala de El Arca en la Avenida del Puerto  presenciáramos un documental que es parte de un proyecto entre títeres Etcétera y Jacques Trudeau, secretario general de UNIMA Internacional. Este proyecto tiene como objetivo la feliz idea de documentar  las formas más tradicionales del arte titiritero, muchas de las cuales estamos seguros que desaparecerán muy pronto.

El documental tiene entrevistas con grandes maestros,  más que maestros diría sacerdotes, o profetas de diferentes partes del mundo como Bruno Leone (Italia) Yaya Culibaly (Mali) Jean Luc Penso (Francia). También se puede ver a estos maestros dentro de la sociedad  donde crecieron  y de donde beben para crear su arte. Son sumamente interesante imágenes que no puedo describir con palabras: títeres que  interactúan con  personas de manera masiva y espontánea, ritos,  espectáculos, carnavales,  autos de fe. Formas titiriteras ancestrales transmitidas de generación en generación, títeres  en fin,  que tal vez nunca podríamos ver  pero que ahora gracias a este proyecto y gracias a la quinta extremidad de Enrique Lanz (su cámara)  tenemos a nuestro alcance*.

Los contrastes entre África y Europa, sus diferencias, son muy perceptibles, pero también podemos ver todo lo que tenemos en común los titiriteros: lo primero, somos seres humanos sensibles,  con algo que decir y expresar; lo segundo, el títere. A partir de ahí podría enumerar una serie de  elementos como materiales, herramientas,  reacciones y objetivos  que nos unen  en un solo idioma. Las diferencias vistas como una necesidad y como algo positivo son una manera de vivir y de conservar el arte titiritero, es que en estas diferencias está la riqueza. Afortunadamente la globalización aún no toca a los títeres y sus formas más tradicionales.

La importancia de ver y conocer  las tradiciones para renovarlas, criticarlas,  aprender de ellas, saber de dónde venimos, revisitarnos para encontrar un nuevo camino, plantearnos nuevas metas, son objetivos muy claros del documental y del proyecto entre títeres Etcétera y Jacques Trudeau, secretario general de UNIMA Internacional; entonces,  bebamos de las tradiciones como mismo lo hizo Enrique de Hermenegildo Lanz, de Manuel de Falla y de Federico García Lorca y hagamos nuestro propio arte, nuestro propio idioma que herede historia y sabiduría, que herede técnica y cultura, que herede lo mejor del ser humano.

A mí me queda algo más. Desearle mucha felicidad a Etcétera y que cumpla muchos más.

14 de diciembre de 2012.

*Datos ofrecidos por Yanisbel Victoria Martínez en entrevista personal a Erduyn Maza.

Actor y Director general de Teatro La Proa, La Habana, Cuba.

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.