El hijo de mi Tata (05-05-11)

Publicado por Iskra

Massiel Oropesa, nomina@eipi.ca.hidro.cu, desde Ciego de Ávila, nos envía  fragmentos de su libro «El hijo de mi Tata», publicado en 2007 por Ediciones Ávila.

Todas las historias son reales, contadas a modo de diario. Narra las vivencias con mi hijo desde el círculo infantil y hasta los 7 años que estaba en primer grado.
 

¿ Chismosa?                         
—————
Yo no sé por que los adultos siempre tienen que estar mandando a bañarse temprano, con la excusa de que se va la luz y después me tengo que bañar con la chismosa.
 
¿Saben lo que es una chismosa?
Es el pomo con petróleo que hizo mi Tata, le puso un trapo adentro y la parte de arriba de un tubo de pasta, y que por la mañana cuando te levantas tienes embarrada de una cosa prieta la nariz y sus huequitos, por que dice  mi prima que las lamparas recargables valen mucho dinero.
Yo creía que chismosa era nada más que una vieja que hay en mi barrio que lo quiere saber todo y que mi tía dice que es una chismosa. Y que no quiere que la vieja sepa que es  una chismosa. Los adultos son muy complicados.
Las dos cosas no debían llamarse igual.

Cría de cucarachas
———————-  
Yo no soy el único que tiene animalitos, una amiga de mamá cría cucarachas. Si, de verdad, un día fui a abrir la puertecita de la meseta y me dijo que no abriera. Yo que soy muy caprichoso en un descuido de ella la abrí y encontré muchas cucarachas paseando y ella me regañó por que dice que ese era un criadero.
Pero ahí no acaba todo, por que  a los pocos días estabamos de visita nuevamente y había otras personas en la casa también de visita.
Mientras esperábamos a que estuviera la comida, Frank un amigo de Santa Clara que había venido en su carro, necesitaba un alicate y lo fue a buscar justo debajo de la meseta de la amiga de mi Mamá que se llama Yeiska.
Cuando lo vi, me apuré y le dije que cuidado de no abrir la puertecita de la meseta por que si abría se le escapaban las cucarachas a  Yeiska y ella no quiere perder el criadero.
Ustedes ven, cada cual cría los bichitos que le gustan.

Estoy en primer grado                              
————————
Ahora empecé en primer grado, estoy aprendiendo a escribir, eso es otro rollo, la maestra dice que converso mucho y me entretengo con cualquier cosa y lo peor es que se lo dijo a mi Tatica y ahora me pone a hacer tareas cada vez que se acuerda.
         Si, eso de aprender a escribir me gusta, pero los números me gustan mas, ya los se escribir y sé que uno mas dos es igual a tres, Daliani me da matemática y María Luisa me enseña a leer y escribir, pero lo que no me gusta es que por las tarde cuando mi Tatica me viene a recoger siempre les pregunta:
         — ¿Cómo se portó el pequeño hoy?
         Y ahí mismo va lo que no me gusta oír:
         —Regular, se pasa el día hablando con el de atrás y cómo borra.
         Y mi Tatica no me dice nada delante de la maestra, pero camino a la casa y luego en la  casa, imaginense el ataque de mi Tata.
         Ese día me baño mas temprano y cuando salgo envuelto en mi toallita bailando como siempre me dice:
         —Te dejas de gracia y te sientas en la mesa y no te pares hasta no haber hecho todos los ejercicios que te puse y si te veo haciendo borrones te voy a poner a dormir en el pollero.
         ¿Ustedes creen que después de oír eso los ejercicios me pueden quedar mal?


osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.