Poemas de Jesús García Clavijo (13-01-11)

jesúsPOR JESÚS GARCÍA CLAVIJO

Los locos

Los locos miran fijo como si pensaran
o dan vueltas a sus ojos
buscando.
Los locos no miran los horarios
bailan sin música
una canción como la Balada de Piazzolla.
Ponen  una señal
mueven los brazos dibujando.
Los locos comen sentados en la cama
con la mano
y los pies descalzos
sobre las aguas que pasaron.
Salen y nadie entiende
ni un saludo, ni una brisa
ni una flor en el espacio
donde dejar sus desventuras.
Los locos leen el sonido
y nadie se explica cómo
descubren el trazo más fino y útil de la ternura.
Los locos, de amor, andan sueltos
                                                     por el mundo.

 
En pleno vuelo

La ciudad se detiene desnuda
muy cerca en la cocina
como antes al lado mío
cuando la ciudad eras tú
con tus miedos, y los míos.
Cuando eras la ciudad, mi ciudad
simplemente todas mis ciudades de tu cuerpo
en el plato donde está
tu olor, tu piel, tu espalda, tus dedos
tu canción
en pleno vuelo.

 
Línea del tiempo

Dame una escalera que me lleve a ti
cuando los peldaños andados se desgasten.
Una escalera hasta la barba de Whitman
para que me preste un poema que enamore.
Dame una calle larga que me de tiempo a encontrar
un verso de Safo en la momia más lejana
como la gardenia de Lucía
hasta con su mismo grito
aplastándose contra las piedras.
Dame el tiempo que me lleve a Rembrandt
para pedirle la magia de sus tonos
y poner pinceles en la punta de la cama
cuando intento un poema entre Lezama
y las serpientes de Silvio.
Dame un peldaño más
y otro febrero
durmiendo niño entre tus senos.

 
Verdad

No te escribe el poeta
que palpó tu vientre
no te habla el hombre
que escaló tu espalda
no te siente la sombra
que amaneció contigo
no te toca la luz
que atrapaste en el camino
Es el día que te llama
es la noche que no llega
es la lluvia que dejaste
es la vida que no cesa.


 
Nota de prensa

Se busca una mujer
que sueñe sobre mi pecho.
Que no se apure
y rompa la monotonía toda.
Amanecida
germine una flor .
Desnuda
abra todas las ventanas
y pase la luz
el aire fino de su pelo.
Si la encuentran
le dicen
con cuidado
en secreto
que la vida es otra cosa .
Que la espero todavía.

 
Bagacillo

Mi poema no es de versos
es un parto que espera tu palmada.
No son versos
eres tú a las dos de la mañana.
Mi poema es el parto
tú de azul
quitando el bagacillo de mi espalda.
Es tenerte
al borde de una espera prolongada.
Mi poema es de sollozos
perenne matriz de tus palabras
tu pelo suelto
tu mano y la palmada.

 
Zafra

A las dos y media te siento calentita
en plena madrugada.
A las siete la entrada.
Las diez y media es otra cosa
el verso anda debajo de tu blusa
punteando el camino y tu llegada.
A las cuatro es la salida
cansada y dulce andando hasta la casa.
A las seis estamos juntos
esperando el toque largo de las diez y media
que es otra cosa
si cerramos la puerta y las ventanas.

 
Confesiones

Te recuerdo siempre
como el hombre de la mano que me palpa
aunque no te diga
el temor a perderme en las mañanas.
Te recuerdo
con mi piel caliente en tu mirada
en el deseo de escalarme tu montaña
de tenerte un instante
entre mis senos y mi garganta.

 
Esa mujer

Esa mujer estremeció
despertó un duende y voló
con todas las gaviotas de la tarde.
Esa mujer anda ausente
sujetando una sonrisa rota.
Sus ventanas mantienen el paisaje
se esconde y se encuentra
cuando amanece o llueve.
Cuidado con esa mujer
cuando despierte
estremecida de tantas soledades
decidida
a defender su esperanza.

 
Tu miel y tu mirada

Soy el balcón y la mirada
el callejón y la salida
el agua y la tinaja
la voz en el camino
tu cuerpo y la ciudad
el mar y la montaña
tu piel y la mañana
el jueves y la semana
cada vuelta tuya por la cama
el justo medio de tu pelvis
tu mano engarrotada en la baranda
tu miel y tu mirada.

 
De un amor y la sonrisa

No puedo escribir sin estar en tu sonrisa
aunque detrás todo el mar se me confunda.
No puedo sin pensar en tus contornos
mientras toco los bordes que transpiran.
Hoy camino entre tu cuerpo
porque no puedo escribir
sin pensar en tu sonrisa
cuando esquirlas de tu vientre me penetran
en puntillas, unos segundos
en el punto sensible que culmina.
Hoy no duermo en tus caderas si suspiras
y la tarde y los dioses y las aguas
y tu cuerpo revolcado entre la brisa
que descubres mientras beso
palmo a palmo tus rodillas
y mis dedos se confunden
y de prisa, pienso y sueño, peregrino
insomne feliz cuando palpitas y te estiras
y me atas entre dientes y caricias.
Pero así no puedo, amor
dormir sin tu olor, ni tu sonrisa.

 
 
Lam

Wifredo dejó sus trazos
mientras Eva se le fue como a Picasso.
Sentimos sus obras y no sabemos
no podremos saber
todo el tiempo de sus miedos
tras La silla en La jungla.
Sin piernas para el viaje
se fue un verano caluroso en la Habana.
Cuando era otoño en París.

 
Taller

Somos dos tontos que se desgastan para arreglar el mundo
como si tuviera arreglo.
Somos dos tontos que se besan negociando
un poema que nos deja sin garganta.
Somos dos tontos que se quedan sin aliento
mirando las manchas del techo o la gotera de la sala
tratando de arreglar el mundo como si tuviera arreglo
con una varita mágica o una palabra de la lámpara.
Como si tuviera arreglo el mundo
si faltaran todos esos tontos que se aman.

 
Un poema para despertar a María Eugenia
A todos los asesinados por la dictadura en Argentina.

Acabo de escuchar a Gelman
y me acordé de ti.
También él vivió su exilio
quizás todos, los exilios de la vuelta
pero al menos Gelman,
lo encontró detrás de otros silencios.
Que buen misterio para pensar un poco
para mirar a Marta en sus decretos
y a Jorge pensativo frente a un cuadro.
Gelman tiernamente emocionado
acariciaba el pelito mojadito de su hijita
y los chicos lo dejaban para siempre
en los graffitis escolares de María Eugenia
susurrando sus temores a media asta
agarrando en silencio la poesía de dejarnos.
Esta noche escuchaba a Gelman
parapetado en el filo de sus letras
¿o en el abrazo de Alexis frente al muro?
¿o Agustín mirando el horizonte?
Mientras Gelman sigue hablando con el fuego
imagino a María Eugenia sin torturas
tiernamente escolar frente a la vida.
¿Cómo sería ahora?
¿Cómo tendría su rostro, sin las garras que le dieron?

 
 
Para leer un miércoles

Pedí a Ochumaré un pedazo de arco iris
pero Changó envió un rayo y un trueno.
Biri dejó tu nombre en las tinieblas
pero Afefe te llevó el mensaje.
Changó bajo su hacha
y sus colores barrieron mis latidos.
Echú y Ogún volvieron un miércoles
como hoy
regando la palma y la pimienta sobre tu cuerpo
Caó cabecile!, Caó cabecile!, Caó cabecile!
Grité tres veces
Para traerte el carnero y el amalá
a ver si me amas
Caó cabecile!
desafiando el rayo
Caó cabecile!
el trueno
los filos de changó
Caó cabecile!, Caó cabecile!
A ver si me amas algún día.

Jesús García Clavijo. Santiago de Cuba. Ingeniero. Escritor, investigador y poeta. Publicado en España, Guatemala, México, Argentina, Uruguay e Italia. Premiado en diferentes concursos nacionales e internacionales. Sus poemas aparecen en antologías en México, España e Italia. Publicó el poemario A fin de cuentas, Guatemala 2003. Sus poemas aparecen en las Antologías 1 y 2 Latinoamericana 2007 y 2008, además en la Antología Mundial del año 2009 y 2010. Autor del libro Cuando los despertadores dejan de sonar (Guatemala – Méjico 2003 y Guatemala-Cuba 2009) y la Selección de Poesía Cuba – Guatemala Del Quetzal al Tocororo año 2009. Mención en la XIII Edición del Concurso Nacional de Poesía “Regino Pedroso” año 2009.

 


osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara,1985. Creador y editor de este blog desde 2006 hasta hoy. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org "Hay un momento para dejar de buscar miel y convertirse en abeja"

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Jesús dice:

    Gracias hermano, todos somos un poco locos cuando llega el amor.
    Un abrazo.

  2. NeryR dice:

    Nada, los imprimí, no podía destrozarlos con una lectura rápida…….
    mañana les cuento el resultado
    NeryR

  3. Enrique Maresma Ballesteros dice:

    Hermano G-C ayer escribí un comentario, referente a Los Locos… bastantes caracteres consumí. Pero no apareció aqui, en fin no llegó, hoy no quiero correr ese riesgo por lo que concentré tus apellidos Jesus en dos letras.
    Bueno identificado rima con retratado y tambien con concentrado, así me sentí ayer y hoy al leer Los Locos.
    No está demás decir cuanto lo estoy disfrutando.
    Ya termino el comentario y Regreso a LOS LOCOS:

    Recibe el abrazo de siempre y el beso para Irenita.

    Enrique Maresma Ballesteros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.