poemas de Liannes López Roselló (15-09-10)

1
Los labios son una mujer sensual
Tendida en el lecho,
Una mujer que abrasa:
Que quema, con un leve roce de su cuerpo.

Los labios son esa mujer
Arrolladora y estremecedora
Que borra con sus besos los impedimentos;
Los labios son la pasión vestida de color rosado tierno.

Los labios son esa mujer que mira con deseo,
Con cierto placer de misterio,
Con cierta ala que atrapa,
Concierto pico que muerde;
Son la mujer que enloquece
Que enmudece y palidece,
Que domina y luego obedece,
Que evoca y después suspira,
Que habla de Dios sintiéndose, en ese instante,
Dichosamente divina.

2
Mira:
Podrás ver la tinta expandiéndose en línea
Para evocar un gesto del pasado;
Pasado que si no se repite
Vuelve a ser dulce
Aun cuando es recordado.

El gesto es sutil y sediento,
Es más que un tormento enterrado;
Se torna en palabra de silencio
Y queda en el pecho apasionado.

Expresa en lo callado del momento,
Las locuras que acuden según el estado
Y espera en respuesta un movimiento
Que entraña caricias al ser liberado.

Enlázanse las manos majaderas,
Caprichosas arremeten con todo su ánimo,
No limitan sus sentires,
Son mareas:
Mareas de deseo acorralado.

El gesto no habla pero dice,
No se oye pero se presiente
No está en el diccionario pero se comprende
Que es petición, que es murmullo,
Que es clamor de dos cuerpos excitados.

3
“La eternidad no es más que un truco para continuar” dice Silvio,
Pero no es solo eso.
La eternidad es un pretexto para volver a errar,
Una voluntad para mejorar,
Una esperanza de que se puede hacer más.
Si la eternidad dijera palabras
O significara hechos,
Eso sería vivir;
Sería mariposas que vuelan al horizonte
Con niños queriéndolas alcanzar,
Sería el mar sediento de tierra
Cuando su furia arremete para penetrar.
La eternidad es el decir de los cuenteros,
El fin de los viajeros,
El lugar feliz para quienes,
Alegría y paz, solían extrañar.

4
“Pretextos”
Hay quien precisa un abrazo
Para poder dormir;
Una mano para adelante seguir;
Una palabra o una excusa
Que no puedan mentir
Cuando la encrucijada mata el tiempo
Por hacer a un humano vil.

Hay quien espera un empujón
Para echarse a vivir
Con miles de defectos y virtudes por descubrir,
Quien se cree intangible y expone el pecho libre,
Al golpe y a la ira del dos mil.

Hay quien ve la mañana
Sin suspirar siquiera
Al ver al sol sus rayos expandir;
Quien ve la tristeza con ojos de no sentir;
Quien se esconde en silencios,
En tareas o inventos
Con tal de no intentar ser feliz.

5
Todos somos así:
La palabra que mejor nos describe, imperfectos;
La que más nos abraza, querernos;
Las que más nos exhortan, “podrá ser de nuevo”;
Las que nos llenan de tristeza, muerte y celo.

Todos somos tal y como nosotros,
Más parecidos que extremos,
Más fáciles de conocer, predecir y agrupar,
Que de separar y abandonar.
Besos que dimos, besos que damos
Hoy sobran muchos, mañana…
Sobrarán cuantos.
Palabras dichas sin trascendencia,
Acciones hechas con imprudencia,
Todos más que uno,
A veces nos equivocamos;

Todos casi siempre
De diferencias hablamos,
Olvidando sin remedio
Lo que de bueno y semejante poseamos.

6
No van alcanzar las oportunidades
Para elegir correctamente,
Ni los deseos, para superar el cansancio;
Ni el después para perfeccionar el pasado;
Pero puede que sobre inconformidad para tantos,
Puede que queden sueños y algo de amor olvidado,
Para que cuan bella melodía,
La felicidad siga reinando.

7
Yo quiero hablarte
Pero estás muy lejos,
Quiero escucharte
Pero tus palabras son bajas,
Quiero alcanzarte y por un momento
Sentir tu alma de mí enamorada.

Quiero que sepas de mi imprudencia,
Y de mi fe de mujer despechada,
Quiero que como una flor marchita no me veas
Sino como una niña que esperando tu querer erraba.

Quiero que viertas en mis ojos el destello
De esa caricia que traes agazapada,
Quiero que la fiebre de desventurar el deseo
Con tus manos quede enterrada.

Yo no quiero un fiscal de mis criterios,
Ni el supremo príncipe azul
Que escalará una torre en busca de mi alabanza,
Quiero que seas el inocente chico
Que dibujará con colores las paredes de mi alma.

No espero que sientas que te creo otro
Cuando a ti digo estas palabras,
Yo solo quiero tener a mi lado de nuevo
Al tú que fuiste aquella madrugada.

8
El tiempo corre muy rápido para tratar de atraparlo,
Los buenos amigos son pocos como para limitarlos,
El trabajo es mucho como para incrementarlo,
La lluvia es inmensa cuando es oscuro el llano,
La soledad convive donde el orgullo tiene su mando:
En mis bolsillos no caben estas palabras de desánimo.

Me siento tan mal ojalá
Y un gran arco le llevara mi canto
A quien debo tanto,
Ojalá si todo acabara pronto me alcanzara el espacio
Para decirles a algunos lo mucho que los amo.

9
¿Sabes qué es lo que más me gusta de tu cuerpo?
A  veces pienso que tus manos
Cuando corren por mi piel
Y provocan tornados de escalofríos y cosquillas;
Otras ocasiones lo mejor de tu cuerpo es el pecho,
Siendo-no precisamente de deportista,
Ni de víctima de la Segunda Guerra Mundial-
Es capaz de llamar mi atención
Cuando en la intimidad, mis labios disfrutan rozando cada parte de él,
Escudriñando en los rincones que al sentir un beso,
Pueden hacerte evocar al cielo y todo de su constelación.
En mis pensamientos,
Cuando estoy más cercana a la ternura que me inspiras,
Veo en tus ojos lo que más deseo ver,
Algo de poder, de control, cierta tristeza honda,
Un poco de malicia y salpicaduras de picardía, alegría,
Placer; tantas cosas, no todo en un instante,
Pero sí en una conversación:
Tu mirada es como hojear las páginas
Del libro de tu corazón,
Se hace imposible creer tus mentiras
Cuando soy capaz de captar
Lo que me dicen tus pupilas.

A veces no hay respuestas que satisfagan mi curiosidad de ti,
Ni mi deseo de ti, ni puedo contestar qué es lo que más me gusta,
Ni si te amo o simplemente te tengo cariño,
A veces solo ocurre así:
Las luces se apagan y solo sombras quedan en la oscuridad,
Sombras y silencios,
Incógnitas que jamás serán descubiertas,
Verdades proféticas de la actualidad que prefiero obviar
Para entregar lo mejor de mí sin límites o preocupaciones,
En ese instante tú eres el océano y yo la gaviota,
Entonces a voluntad escojo la ruta que decidiré llevar
Pudiendo en cada puerto de tu cuerpo
Un pedacito de mí dejar.


10
Príncipes negros cabalgan en la noche,
La era de las muertes ha acabado
Transfórmanse en belleza aberraciones
“Solo sexo” ha abandonado el campo
Ocurre que empiezan a latir los corazones
Las almas, antes heridas, acuden al llamado,
Se pierde en un suspiro la palabra
Alguien diciendo a lo lejos “te amo”.

11
Soñar es viajar a otra tierra,
A buscar, a ver, a encontrar,
A deslumbrarnos con todo
Lo que nuestra mente puede ocultar.
Soñar es como predecir el futuro:
Es inexacto, inesperado, sorprendente, agotador e inquietante.

Soñar es definir maravilla y pesadilla,
Es apreciar como de todo bueno
Hay algo mal; y de todo mal
Hay algo bueno.
Soñar puede ser imaginar, recordar,
Mezclar lo ficticio y lo real,
Predecir, inventar, y puede ser simplemente
Dormir mal sin poder recordar nada al final.

Quien cree en todos sus sueños
Es un estúpido,
Quien no cree en ellos
Es un pesimista sin esperanzas;
Quien sabe escoger que creer o aceptar
Es alguien realista,
Quien se aferra a todos sus buenos sueños
Es un soñador idealista
Y quien vive recordando sus malos sueños
Es simplemente un cobarde toda su vida.

Soñar no es mal de un día ni bien de una eternidad;
No es destino, ni reliquia que no debamos tocar;
Soñar puede ser de día o de noche
Solo a aquellos que sepan cuanta importancia dar;
Soñar puede que los ayude, los perjudique
O les haga pensar.

Hágase del soñar una historia, una dicha o una escapatoria.

12
“Acerca de lo que hago”
Yo escribo en verso no en prosa;
En verso que es la paloma blanca del  alma.
Paloma blanca que vuela
Por los parajes desconocidos del mundo fiero.
Y el mundo fiero es la tierra de los sentimientos,
Donde a los huracanes de mayor intensidad se les dice amor
Y los tsunamis que acaban con el bienestar, traición.
Amor y traición de las profundidades de la humanidad,
Huracanes y tsunamis desde el núcleo de nuestro hábitat.
Hábitat donde las zorras son embustes,
Los terremotos sucesos inesperados,
Las epidemias besos y caricias en tiempos de festividad.

Yo escribo en otra dimensión,
Absurda e ilógica que me he creado,
Donde no hay límites para decir
Ni barreras para sentir;
Donde los sentidos se impregnan al bolígrafo
Y las situaciones se tienden en papel,
Donde las lagrimas no van en los ojos
Sino tatuadas en el verso.

13
Porque hay quienes suelen ser mejores que nosotros,
E intentan progresar aun cuando no queda nada que esperar,
Intentan sobrevivir aun cuando una locura es el único camino
Para alcanzar lo deseado,
Intentan querer cuando todas las fuentes de cariño se han esfumado;
Tal vez por esos,
Por esos idealistas, por esos locos,
Por esos guerreros, esos enamorados,
Tal vez por todos esos
Merece la pena seguir viviendo en esos senderos de fuego y hierro,
De hielo y espanto,
De carcomidas ilusiones
De entrecortadas risas y de llantos.

14
Los orgullosos no aman
Divagan en quereres débiles
Incapaces de hacerles perder la razón;
Quereres que viven y mueren
Intentando clonar las gracias del amor.

Los orgullosos no piden cariño ni besos
Que necesiten
Porque hacerlo haría incompleta su posición,
Quieren amar sin equivocarse,
O tal vez, existir ajenos al fuego del amor.

Los orgullosos no distinguen
Entre el respeto a ellos mismos
Y el reconocer un error o
Pedir por perdón,
Critican del amor su valor:
No se arriesgan a su invitación.

 

Liannes López Roselló
17 años.
Vedado. Plaza.
Ciudad de La habana. Cuba.

 


osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.