La abuela de la Casa de Muñecas (17-06-10)

Desde Alborada para Haciendo Almas

Tal parece que sus manos  siempre están dispuestas a iniciar la labor. Las ideas que se le van ocurriendo no dan tregua y por eso de repente ya tienes desfilando ante ti 3 ó 4 muñecas vestidas con trajes típicos de los países que conforman el planeta, o una divertida pelota conformada por el rostro feliz de unos niños bordados o un tapetico para adornar cualquier sitio del hogar .

Su nombre, limpio como su alma: Nilda Sorí Gómez. Ella es una artesana, actualmente jubilada del sector de la Gastronomía y vive en Jicotea. Y como vive allí, no pudo escapar al encanto de Misol y se incorporó al proyecto que coordina la escritora Dania Silvia Sorí. Lleva más de 20 años realizando esa mágica labor de bordar, coser  y dar vida a trocitos de tela que bien mirados parecería que ya no sirven para nada más.

 

abuela y muñecas abuela y muñecas

abuela y muñecas abuela y muñecas

 

Pero no solo tela utiliza. Nidia se vale de alambre, fibras de saco y todo lo que pueda ser reciclable para  crear su obra. Por eso ha podido participar en los eventos municipales y provinciales de Mujeres Creadoras, convocados por la Federación de Mujeres Cubanas; en varias exposiciones en las casas de cultura de Ciego de Ávila y de Jicotea, en la Fiestas de la Primavera, en Encuentros de Artesanos. Varios son los diplomas y certificados que avalan su presencia. Los temas preferidos son los históricos, los culturales, la cubanía, la infancia.

De las cosas que recuerda con más cariño y muy emocionada están la vez que modeló en tela la figura de Fidel, la que dice, no le vuelve a quedar tan bien como aquella que hizo y mostró sólo cuando supo que él estaba fuera de peligro (2006); y la otra oportunidad fue con una pelota de tela que regaló a la niña que vive en el 4to piso de su edificio para que se presentara  en el Concurso de la Pelota. No hay que ser adivino para saber que la niña fue la ganadora y la dueña definitiva del juguete.

La abuela Nidia recibió a la Alborada en su casa de muñecas y dejó que como niñas escogiéramos cual enviaríamos a los amigos de Euskal Herria, en  España.
 
Su cadencioso paso y la sonrisa blanquísima que la acompañan la convierten en otra de las hadas que amanece con la vida.

abuela y muñecas abuela y muñecas

abuela y muñecas abuela y muñecas

 

————————
Enviado por: Lic. Reina Torres Pérez
Coordinadora PSC Alborada
alboradapc@fcm.cav.sld.cu
Fotos: Lic. Anamary Pupo Garcés.


 

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.