textos de Mercedes, Laura, Elba, …. (22-12-09)

-Alexis Abreu Barizonte (1953-…)
Coordinador del grupo –Rincón de Soledades- desde Calabazar,
nos envía estos textos,…

————————
————————
– Mercedes Ortega Delgado.
————————
(Ciudad de La Habana, 1958) Metodóloga de Extensión Universitaria en la Universidad de Ciencias Medicas, Facultad “Calixto García”. Graduada del V contingente Pedagógico “Manuel Ascunce Doménech”, Licenciada en Educación. Msc. en Ciencias de la Educación.

“Créeme”
————-
Créeme: Si existo es por tus manos
            Que aprendieron a dibujarme
            En las sombras

Si cada día amanece es para amarte
Si el mar se hace inmenso es en tus brazos
Si existe la felicidad debe ser encontrarte
                                    en medio de la noche
Si ardemos, algún día, será juntos.
 
————–
“Desencuentro”
———————
Tarde Matizadas de canciones
                                 Y poemas
Bocas sensuales
Ojos del deseo
Palabras aún no dichas
                       Danzando al aire         
Miradas furtivas
Idilios intangibles que arrastran arenas
                             De playas prohibidas
 
Espera inútil
Desface en el tiempo
Amistad eterna
                         Consuelo del amor
                                 Que nos falta
 
————–
“La espera”
—————-
Hoy vuelan desamparadas
                          Mis manos
                          Huérfanas de tu piel
 
No hallo palabras para acostumbrarme
                                       A la ausencia
 
Regreso anunciado al nacimiento del día
                                  De este milenio que
                             Amanezca armado con
                                 Las flores que robas
                             Para alumbrar sonrisas
 
Mientras… el mar inunda cada noche
                                           Mi cuarto
 
Mientras… Podrás tocarme el amor en los poemas
                                                        Que vivo.
 
————-
“Memorandum”
—————–
Acariciar tu olor es recorrer la génesis
                                          Del misterio
 
Un día cualquiera puede estallar
                          Si no te acercas
 
Puede detenerse el tiempo en el punto
                       De tu olor a quemarropa
 
Asáltame de amor como último
                      Anhelo de tenerte

Hombre, baja de tu estrado
                        A mi perfume
                        ¡Ven!

————–
“Reflejo”
———–
Espejeos refleja en los ojos el amor
Dando rienda suelta a las alas de los sueños
Que han sido, pero serán las mil y una noche:
Irrepetibles, únicos, ciertos, eternos
En el espejo del alma:
                          Malévola agua de espejismos.

————————
————————
-Laura Sedeño Proenza.
————————
Estudia el 2do año de medicina, en el policlínico: “Luis Galvan” ,
del municipio Centro Habana, Ciudad de La Habana. Cuba.
 
“Verdad”
————
Callada se siente la vida en tus ojos
Que me dicen que no aguantas más,
La realidad se detiene ante tu mirada
Y no sabes como enfrentarla.
 
Y es que la oportunidad se aleja cada vez más
Se esconde tras tu silueta,
Jugando a mentir con caretas
De un fácil andar.
 
Es que la mentira te ha acompañado por tanto tiempo
Que es fácil fingir decir la verdad,
Más carcome en tus entrañas la idea absurda de hablar
Sin la mentira en tus labios más veracidad fluirá.
 
Que podremos saber de ti un extraño ser
Una vida sin comprender
Y tratar ilusamente de ver lo que realmente
Eres y no fingir ver una mentira
Tras la verdad que hoy sin miedo se muestra.
 
————————
——————-
-Elba Pérez Peralta.
————————
Pintora, escritora y poeta. Es profesora de la facultad de Ciencias Médicas “Calixto García”,
trabaja en el departamento de “Extensión Universitaria” como asesora.
Participó como maestra en la campaña de Alfabetización de los años 60.
 
“La Pica-Pica”
——————-
En un pequeño pueblecito llamado La Pica-Pica , vivía una niña de unos diez u once años, llamada Quintina, muy alegre y activa, siempre estaba quejándose de lo mismo y decía con cara de frustración: -En este pueblo nunca sucede nada, es lo más aburrido que existe y solo se escucha el trinar de los pájaros, el río y la lluvia cuando cae.

Pero un día en su andar por los campos, saltando y jugando con un palito iba haciendo figuras en la tierra, cuando de pronto, escuchó unas voces de un grupo de hombres que se acercaban por la cañada- -Quintina dijo sorprendida:- ¡Hay que bueno, al fin veo gente para conversar! , pero algo le hizo detenerse asustada -¡Hay mi madre, esa gente viene armada hasta los dientes!!. :-Voy a esconderme detrás de los arbustos para que no me vean-

Aquellos hombres hablaban en alta voz y se detuvieron precisamente ante el lugar donde ella se encontraba.

Uno de ellos que parecía ser el jefe dijo con cara de pocos amigos:-Lo que tenemos que hacer ahora es darle candela al caserío y robarnos todos los animales y todo lo que encontremos. Los demás forajidos dijeron -pues vamos que ahorita nos coge la noche.

Quintina escuchaba horrorizada, temblaba, sentía que el corazón latía apresuradamente. Pensaba en como llegar al caserío por el atajo sin ser vista y avisar a su mamá.

-Tengo que llegar antes que ellos- se repetía constantemente arrastrándose hacia atrás, ya fuera del alcance de aquellos bandidos, incorporándose corrió hasta llegar sin aliento, al llegar gritó: –mamá, mamá, rápido, unos bandidos vienen a quemar el caserío.

La madre la miró sorprendida y le dijo: –quédate aquí, no te muevas de la casa, vengo enseguida.

Vio perderse la figura de su mamá por entre los sembrados; cuando de pronto llegaron aquellos hombres disparando primero al aire, luego contra las casas.

En ese instante la niña sintió deseos de salir corriendo, pero reflexionó –diciendo: – no, mi mamá me dijo que me quedara aquí en la casa -.

Entonces vio con sorpresa una cantidad de vecinos del pueblecito, armados de palos, machetes, guatacas, escopetas y piedras, que se abalanzaron contra los usurpadores, como un hormiguero cuando le cae una gota de agua, sometiéndolos a la rendición y posterior entrega a las autoridades del lugar.

Terminada la contienda, el pueblecito quedó sumido en la profunda calma y tranquilidad de siempre. Quintina dijo: – -Ya sé porque a este pueblo le dicen La Pica –Pica;  La Pica-Pica si tu no la tocas no pasa nada, pero si la pisas ¡Hay mi madre!


osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara,1985. Creador y editor de este blog desde 2006 hasta hoy. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org "Hay un momento para dejar de buscar miel y convertirse en abeja"

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.