El anillo mágico (28-10-09)

Por Legna Tabares Martín.

Hace mucho tiempo vivía en Egipto una bella princesa llamada Sahara, que gobernaba en un amplio reino, y cuyo mayor tesoro era un anillo mágico. El anillo mantenía al reino verde y con abundante vegetación. Los suelos eran fértiles y nunca había sequía.

La belleza de la princesa atraía a muchos jóvenes, que le llevaban siempre como regalo hermosas joyas. Pero Sahara se mantenía inaccesible.

Cierto día la princesa salió a caminar por su palacio en compañía de su consejero, quien ansiaba ver destruido el reino. Cuando llevaban un rato paseando, vieron un joven que andaba entre las plantas.

-¿Quién es ése apuesto joven?- preguntó curiosa Sahara.
– Es un simple jardinero- respondió despectivamente el consejero.
-¿Cómo se llama?- preguntó otra vez
– Nilo
-¿Quién me llama?
– Soy yo, la princesa Sahara.
-¡Sahara!- gritó fuertemente el consejero.
– Vuelvo ahora- le dijo la princesa al joven, y se echó a correr.
– Tu actitud ha sido la peor que puedas haber tomado. Deberás entregarme el anillo, y ambos deberán asumir las consecuencias.
– Pero… – replicó.
-¡Cállate! Haz lo que te ordeno.
– Romperé este anillo; y cuando lo haga quedará destruido el reino, y tú te convertirás en arena, mientras que ese Nilo será agua.

Así, cuando el consejero rompió la joya, el reino quedó hecho un desierto, al que llamaron Sahara, pues la princesa se convirtió en su arena, mientras que Nilo se convirtió en un río. Y desde entonces los dos jóvenes van juntos, vigilando el reino.


Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

÷ 1 = 5

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!