El beso, un poema de Liem (30-09-09)

EL BESO

Cuando besas, me examinas,
¡Ay! mi corazón suspira,
Miras buscando elocuencia,
Me desmayo, me fatigas,
Me desmayo en un letargo,
Que ni desploma, ni hipnotiza,
Ni de ensueño, ni despierta,
Solo digamos de dicha,
Disfrutas plasmar en mí,
Sensaciones que ¡ay! me dominan,
Estremecen mis cimientos,
Sin aire, aunque se respira,
Se busca aliento, se flota,
Se cae ¡ay! tus caricias,
¡Ay me estremece! ¿Que siento?
Arrugo tus ropas, me miras,
Suavemente me descansas,
En tus hombros, aun me miras,
Disfrutas del panorama,
De tu pasión y la mía,
Aun no abro los ojos,
Pero siento que me miras,
Poco a poco abro los ojos,
Me sostienes, si, me miras,
Mucho amor siento en tus ojos,
En mis cabellos deslizas,
Me das un beso en la frente,
¡Hum! que bella sonrisa,
Suave acaricias mi codo,
A mi pupila me miras,
Sigues, subes de mi brazo a mi hombro
Tu mano que se desliza,
Suavemente por mi espalda,
Para que mi cintura ciña,
Te acaricio en el codo,
Subo a tu brazo,
Me miras,
Te miro fijo a los ojos,
Voy y entro en tus pupilas,
Deslizo mi mano en tu espalda,
Te acerco mi aliento respiras,
Y comienzo a devolverte,
Un beso que te examina.

 

Por Liem Machado Pascual


osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.