Aquella vieja casa (27-05-09)

María Griselda García Cuerva nos envía este poema -desde el corazón-.
 
Aquella vieja casa

——————–
En aquella vieja casa
mis pupilas se encendían
cuando brotaba el amor
con aroma de primavera.
En mis visitas diarias
las historias secretas
con sabor a miel
endulzaban mi alma.
Las tardes de mi infancia
siempre eran celestes
en ese gran patio
con canteros de ternura.
En la cálida cocina
los bizcochos me tentaban
desde un plato de porcelana
sobre la mesa gastada.
Dos fantásticas personas
me mostraban su mundo
que derramaba simpleza
y derrochaba entusiasmo.
En esas tibias paredes
colmadas de sueños
mis vecinos me regalaban
la alegría de la vida.
 
 
María Griselda García Cuerva


Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

90 ÷ 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!