El niño, el pájaro y la hormiga (01-04-09)

Desde Venezuela,
enviado por el Dr. Víctor Avelino Couceiro,
vely175@yahoo.es

de: Denis del Carmen Teneffe.

—————————————————————–
—————————————————————–
“EL NIÑO, EL PÁJARO Y LA HORMIGA”
——————————————————–
Esta historia transcurre en el campo: allí todos los árboles tenían nidos de pájaros, porque era la época para que las aves que habitaban en ellos empollaran sus huevos. Cerca, vivían unos niños habituados a ver los animales pero, durante unas vacaciones, llegaron muchos otros de visita sin costumbre al campo, con deseos de hacer cosas que no se hacen en las ciudades, y como todos los niños, eran muy curiosos.

Temprano salían de paseo: uno del campo se llamaba Carlos y el de la ciudad, Manuel.

Manuel tenía una china y Carlos, que sabía para qué se puede utilizar, le dijo un día… -Manuel, por qué trajiste esa china?

-La traje para cazar…
-¿Cazar qué?
-Cualquier cosa, estoy de vacaciones, y…
-¿Y las vacaciones son para cazar?
-Bueno, son para muchas cosas, y les prometí a unos amigos llevarles unos pájaros.
 
Carlos, cuando oyó eso, casi se paralizó, porque quiere mucho a los animales, y le explicó:

-Mira Manuel, creo que mejor no le hagas daño a los pájaros porque son muy bonitos, y nosotros que vivimos aquí los queremos: ellos nos alegran con sus cantos y sus coloridos, nos hacen muy felices; no hacen daño, son inofensivos…

Pero Manuel no le dejó continuar: -¡Prometí llevar unos, no puedo quedar mal!
Carlos entonces, le sugirió: -Lleva otra cosa que no sean animales, ellos son felices aquí.
Y Manuel le respondió para que se quedara tranquilo: -Bueno, no usaré la china.

Otro día Manuel salió solo, y vio en la rama de un árbol un bello pájaro, por lo que pensó… -Ya que estoy solo, aprovecho y lo agarro, y una vez que lo tenga en mis manos, ¡no me lo quitan!…

Pero mientras se armaba, no lejos de allí, desde una cueva de hormigas, una de ellas que estaba mirando al niño y adivinaba sus intenciones, se le acercó y se quedó muy, muy cerca… en el momento en que el niño apuntó al pájaro, la hormiga se le subió al pie y… ¡lo picó! ¡tan duro! ¡tan duro! que el niño no pudo disparar, pero sí gritó muy, muy fuerte, por lo que el pájaro se dio cuenta, se le quedó mirando y comprendió el motivo del grito.

Entonces el ave voló hacía la otra rama y cuando el niño se fue, bajó y le dijo a la hormiga -¡Gracias, amiga! Sé que lo hiciste para salvarme…

La hormiga le respondió -¡No, no fue nada¡ Todos debemos ayudarnos.
-Bueno- le replicó el pájaro -si alguna vez me necesitas, no tardes en llamarme; vivo en ese árbol.
-Sí, lo sé- dijo la hormiga.
-Ahí estaré cuando te haga falta, amigo… Adiós- se despidió el pájaro.

Días después la hormiga quiso pasar un charco en una hoja seca y, cuando ya se había alejado de la orilla, la brisa fue tan fuerte que la hoja, tan liviana, dio vuelta y… la hormiga cayó al agua.

Desesperada, ahogándose, comenzó a pedir ayuda en el preciso instante en que el pájaro pasaba, y en un vuelo rápido, la agarró con sus patas y la dejó en la orilla para que calmara del susto, y tras el peor momento, la hormiga le expresó -¡Gracias, amigo!, de no ser por ti, ¡me ahogo!

El ave le respondió -Bueno amiga, hoy eres tú quien da las gracias. No olvides que una vez, tú me salvaste y… para eso estamos los amigos, para ayudarnos.

Y así, por haberse ayudado al compartir tan malos momentos, se hicieron muy, muy amigos, tan amigos, tan amigos, que siempre estaban conversando, pendientes uno del otro.

—————————————————————————————————-
————————————————————————————————-
Autora: Denis del Carmen Teneffe. Nacida en San Fernando, Estado Apure, Venezuela. 17 de noviembre de 1947. Estudiante del 4to. Año de Estudios Jurídicos de la Universidad Bolivariana de Venezuela en Maturín, Estado de Monagas, donde trabaja como Asistente en el Programa de Estudios Jurídicos


Comenta a través de Facebook
Editor

Editor

Cifuentes, Villa Clara,1985. Coordinador de la Red Social Haciendo Almas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!