Poemario -Verbos íntimos- (2008)

Poemas de José Miguel Rodríguez Ortiz

confesiones de un duende

mi simiente de amor y de esperanza,
anidó por vez primera en tu planeta,
aquella noche en que el destino y los profetas,
fueron testigos del amor de nuestra danza.

jamás me amaron tan dulce y tiernamente
que pudiera sentirlo hasta en los huesos,
en la cálida alborada del verano,
o en la profunda libertad del sueño.

solo tus manos me brindan la confianza
del amor inagotable y verdadero,
que brota del placer de lo cimero
para fundirse con las cosas cotidianas.

por tus venas fluyó mi vida toda,
y habría muerto después alegremente,
cuando se siembra amor se ve la aurora,
y la muerte es un misterio intrascendente.

despertar

estos poemas,
donde habitan musas, estrellas y manos,
han de morir no más,
solo la muerte resiste el peso,
quemante y loco, de la soledad,

estas palabras,
menudas e inciertas, han de volar,
donde la racha de la tormenta que ahora me acecha,
llegue como una brisa cerca del mar,

estas caricias, que me procuras,
cuando nos vemos en las esquinas, fuera del cine, en cualquier peña,
en la nueva trova, en la escalinata, cerca del muro,
sobre la acera, junto a john lennon, sin espejuelos,
en el cementerio sin desconsuelos,
o bajo el árbol, firme y sereno,
que está en el parque donde nos vemos,
cuando no gustas de caminar,

estas caricias, estas palabras, estos poemas,
son mi consuelo, son mi delirio, son mi alegría,
y solo los cambiaría por tu mirada en mi despertar.

lo sublime

el vacío hondo de la satisfacción,
del deseo cumplido,
de la felicidad,
el vacío tierno que nos deja la conquista del límite,
de la estrella, de la nube,
el vacío dulce de libar la flor,
de hacer realidad el sueño,
el vacío que te toma por asalto,
y te cautiva con la maravilla,
el vacío inolvidable que en lugar de consumir,
nutre,
…es el que siento hoy,…
este vacío que cualquier plenitud envidiaría.

lo absurdo

aunque la silla esté desierta,
extiende el brazo, …
el vacío también merece tu cariño.

claro, ella, en lugar del vacío,
te pediría que lo bajes, por favor,…

pero descuida, ella se ha ido,
a diferencia del vacío,
no se dejó amar.


holiday

la razón no existe, …

la razón no es más que un acuerdo,
hecho por hombres que se creen cuerdos,
para pensar en lugar de sentir,
para considerar en lugar de vivir,
para suponer en lugar de existir,

no te pierdas jamás en la razón,
el instante no espera la razón,
los recuerdos, el pasado, el tiempo,
lo manipulan todo,

nos acerca a la muerte la razón,
nos divide, nos mutila, nos cercena,
la alegría, los besos, el amor,

no hay más razón que el amor,
no hay más razón que hoy,
que tú, que yo, que un beso,
desnudo y tierno, a la luz del sol.

esa es mi razón, …


este mundo

el gemido de la niña del vecino,
el ladrido del perro callejero,
el teléfono, el timbre, el colchonero,
que pregona terribles alaridos.

el motor, el automóvil y la olla,
el camión de la basura, cuando pasa,
el pescado en la bodega, cuando llega,
la mujer que vende huevos por las casas.

el que fumiga a la hora del almuerzo,
y hace un sonido que derrumba la escalera,
el alcohólico y aquella pendenciera
que vende al hijo como vende su vestido.

todos son parte de este mundo resentido,
pero que existe a pesar o a conveniencia,
juntos se funden penetrando mis sentidos,
gracias a ellos no perece mi conciencia.

karma

el amor es la excusa de la vida
josé martí

el conjunto de emociones manifiestas,
que me envuelven cada vez que te respiro,
tus gemidos, tus pezones, tus latidos,
el relámpago de amor que en ti me encierra,

la razón que me impele a la locura,
a través de deseos milenarios,
el calvario de envolverte la cintura,
y encontrar tus mejillas con mis labios,

la química explosiva que me absorbe,
cuando juegas con mis manos consentidas,
mientras sanas con palabras las heridas,
que tus ojos han abierto aquí en mi pecho,

el sabor de sentirme satisfecho,
cuando te vas, desnuda y sin premura,
con la sonrisa brotando de tu cuerpo
porque es mi amor la excusa de tu vida.

24 horas

pasa el día y la noche conmigo
y alcanzarás el origen de todos los poemas
walt whitman

los poemas que escribes, muchachita,
sobre los muros, las libretas, los espacios,
escríbelos mejor aquí en mi brazo,
cerca del corazón que me acredita,

los verbos íntimos que te son fieles,
aquellos que no están en los papeles,
redáctalos con tinta de tus labios,
como si hicieras dócilmente tus deberes,

desata todo lo que callas en tus versos,
lo que me dice entre líneas tu mirada,
también el alma necesita su alimento,
como la poesía su tonada,

y cuando vuelvas a encontrarme nuevamente,
no me preguntes el origen de un poema,
pasa conmigo solo un día y una noche,
y gemirás la poesía entera.

¿nevará sobre mi calle un día?

el invierno me recuerda la enguatada
que ponías de bufanda en mi garganta,
cuando eran días de amor y de esperanza
y compartíamos los dos la misma almohada,

el invierno me recuerda la osadía
del amor contra la burocracia,
mientras desnudos hicimos acrobacias
y coloreamos la oficina sombría,

el invierno me recuerda la tibieza
de tus pechos que cual rosas invisibles,
tuteaban mi sobriedad, me hacían libres,
acariciando con sus pétalos mi rostro,

el invierno me recuerda tantas cosas,
que ansío ver la nieve nuevamente,
para clavar estos feroces dientes,
sobre tus labios densos como prosas.


adiós

hoy siento que se marcha de mí la poesía, …

ayer ha recogido su pluma preferida,
su cuaderno, su lámpara, de polillas tullida,
la almohada dispareja
donde en noches de insomnio,
apoyó su cabeza para parir retoños.

pensé que se trataba de algún capricho más,
como mover la cama
o el espejo voltear,
como salir de casa sin salir donde va,
y regresar buscando mi beso en el umbral.

pero al ver su mirada, de palabras vacía,
reconocí al instante su decisión sombría.

hoy siento que se marcha de mí la poesía, …

osemi

José Miguel R. Ortiz. Cifuentes, Villa Clara, 1985. WhatsApp +53 58298396 / Correo: z@halmas.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.